Cabellos bajo el sol

El sol causa estragos en el cabello y si añadimos otras agresiones como el agua de mar o el cloro de las piscinas, el desastre está servido. Una experta nos explica cómo cuidar nuestro pelo para poder lucir bella la melena en verano.

EFE / MADRID

La temporada estival es una mala época para el pelo, que sufre múltiples daños causados por una excesiva exposición solar. De hecho, el sol puede alterar la composición química, estructura y aspecto externo del cabello. «La radiación UVA es el factor más perjudicial», destaca Silvia Artesero, bióloga de DSD Pharm, una empresa especializada en productos tricológicos. La especialista explica que la radiación UVA provoca la rotura de los enlaces de las cadenas de queratina, lo que hace disminuir la resistencia y elasticidad del cabello.

«La cutícula, al ser la parte más externa de nuestra cabellera, también es la más expuesta. La melanina situada en la capa media no puede proteger la cutícula de la radiación ultravioleta, que daña sus proteínas y lípidos. Por este motivo, las escamas se abren, se fracturan y el cabello se vuelve quebradizo y pierde brillo», señala.

También puede producirse una decoloración del pelo por la acción del sol. «En los cabellos rubios esto ocurre por la degradación de algunos aminoácidos que forman parte de las proteínas capilares. En los más oscuros, se debe a la fotoxidación de la melanina», detalla Artesero.

Pero, además de a la prolongada exposición solar, durante los meses de verano el cabello tiene que enfrentarse a otras amenazas. «El agua de mar, por su contenido en sal y el de las piscinas, debido al cloro, agravan los efectos de las radiaciones sobre el cabello. En ambos casos el cabello se reseca y el color puede modificarse, sobre todo en los tonos más rubios», comenta.

La bióloga apunta que todas estas agresiones dan como resultado «un cabello de color más claro, quebradizo, áspero, seco, sin brillo y difícil de peinar».

Lavar con champú solar y aclararlo con agua tibia

Artesero también considera imprescindible aclarar el cabello con agua dulce después del baño para eliminar cualquier resto de sal o de cloro. La bióloga destaca que, para cuidar el cabello tras la exposición a los diferentes agentes externos nocivos, podemos encontrar líneas de productos cosméticos formadas por champús, mascarillas, acondicionadores, sérums y aceites.

«Estos productos previenen el daño del cabello y ayudan a restaurar la fibra capilar de la cutícula del pelo, e incluso las fibras de queratina del córtex (capa media del pelo), dada su alta concentración de ingredientes activos como fosfolípidos, esfingolípidos, colágeno, queratina, seda hidrolizada o extractos de algas, entre otros», precisa.

La especialista explica que hay que lavar el cabello con un champú solar y aclararlo con agua tibia o fría para no irritar el cuero cabelludo.