La reina Letiza con unos pendientes diseñados por ROD Almayate. / efe

¿Quién ha echado el lazo a la Reina?

Doña Letizia descubre al gran público la firma de joyería ROD Almayate, de la que son clientas Olivia Palermo, Celine Dion o Lady Gaga

Gloria Salgado
GLORIA SALGADO Madrid

«Ha sido una bendición. Llevábamos meses sin vender absolutamente nada por la pandemia». Así describe Diego Diaz Marin -sin tildes para internacionalizar sus apellidos-, fotógrafo y cofundador de la irreverente firma de joyería ROD Almayate, la decisión de doña Letizia de ponerse uno de sus pendientes para entregar los Premios Nacionales del Deporte 2018. Ha perdido la cuenta de los pedidos recibidos desde el martes para hacerse con el mismo modelo que lució la Reina, un cordón de calzado deportivo bañado en oro y paladio con cristales de Swarovski de 220 euros. Han tenido que volver a producir por petición popular esta joya de hace dos años.

La repercusión de la Reina, que ya había lucido en otras tres ocasiones piezas de la marca, ha logrado dar visibilidad a una firma que vio la luz hace dos años y a la que en poco tiempo han sucumbido celebridades de la talla de Lady Gaga, Celine Dion, Olivia Palermo, Rita Ora, Eva Longoria, Paz Vega, Chiara Ferragni, Candela Peña o Blanca Suárez, una de sus más fieles clientas.

«Se ha agotado prácticamente todo. Nos quedan tres cosas en el almacén», desvela Diaz Marin con entusiasmo y amabilidad pese al cansancio de los últimos días, en los que la multitud de pedidos se ha juntado con la curiosidad que sus diseños han despertado en los medios de comunicación nacionales e internacionales.

Roberto Ferlito (izquierda) y Diego Diaz, fundadores de ROD Almayate.

Diaz y su socio y pareja, el diseñador italiano Roberto Ferlito, dieron a luz a su proyecto hace dos años en la malagueña localidad de Almayate, en la comarca de la Axarquía, después de una década en otra empresa propia, Schield, que desarrollaron en Florencia. Allí consiguieron la proyección y los contactos necesarios para poder permitirse «el lujo» -acentúa Diaz- de afincarse muy cerca la localidad en la que nació, Torre del Mar, donde se han centrado en su firma, dejando atrás el agotamiento de compaginar su trabajo con las colaboraciones con 'marcazas' como Versace o Roberto Cavalli.

Al contrario que otras casas de joyería, buscan la belleza en objetos sencillos y cotidianos como tiritas, sardinas, banderillas de aceitunas, un corta uñas y pinzas de la ropa, o en otras figuras consideradas políticamente incorrectas como vaginas -una de las más populares- o preservativos.

Pendiente y anillo de tirita de la firma.

Lujo a precios asequibles

Su inconfundible estilo es la seña de identidad de una marca que ha conseguido ofrecer a precios asequibles artículos de lujo. «Con la eliminación de intermediarios, manteniendo la calidad, logramos vender piezas de 1.000 o 1.500 euros por 200. Además de tener un trato más directo con el cliente gracias a internet». Su página web es el único lugar donde pueden adquirirse sus piezas, diseñadas en España y fabricadas en Italia.

El escaparate que les ha otorgado doña Letizia ha venido que ni pintado a esta pareja que se codea con lo más granado de la moda tras partir de cero en el sector -Ferlito es hijo de campesinos y los padres de Diaz regentan un ultramarinos en un camping de Torre del Mar-. Mañana, lunes, sacan a la venta su primera colección de bolsos «con el mismo concepto que las joyas», y precios que rondan los 300 euros. «Son de piel italiana de gran calidad», de estética sencilla y tonalidades clásicas, con el foco puesto en el cierre al estar compuesto por sus joyas más icónicas, que a buen seguro también coparan editoriales de revistas y vestidores de celebridades. ¿Veremos a la Reina con uno de ellos?