Cuatro mascarillas que te harán creer que estás en un spa

Ahora que tenemos que pasar en casa más tiempo del que nos gustaría, es un buen momento para hacer todas esas cosas que las prisas de la normalidad diaria no nos permiten.

ALOÑA FDEZ. LARRECHI

Y seguro que tú también has pensado que este es un buen momento para dedicarle a tu piel los cuidados que necesita. Aunque, tal vez, no cuentes en tu neceser con los productos imprescindibles para llevarlos a cabo.

No te preocupes, porque en tu nevera y en tu despensa puedes encontrar con los ingredientes necesarios para que tu piel recupere su luminosidad, esté más hidratada o tenga una apariencia menos grasa. Solo hay que encontrar la receta más adecuada a las necesidades de tu rostro, y prepararla como si se tratase de la cena.

En estos días, nuestra piel se va a resentir por culpa de la falta de sol o el ambiente seco propio de las estancias con calefacción. Y la textura de nuestra piel se reseca y su tono se apaga. Para luchar contra ello solo necesitas una cucharada de miel, una cucharada de yogur natural y una cucharada de cúrcuma. Y juntos hidratarán nuestra piel, eliminarán las células muertas y equilibrarán su pigmentación.

Para aquellas que empiecen a ver que su rostro ha perdido brillo y encuentre su cutis cierta opacidad, la receta es algo más exótica, pero igual de eficaz. Solo necesitan una cucharada de cacao en polvo, un chorro de gel de aloe vera y un cuarto de papaya, que ya podemos encontrar en cualquier frutería. Con sus propiedades hidratantes conseguirán eliminar las células muertas del rostro mientras reactivan la circulación e iluminan la piel.

Con la clara de un huevo, una cucharada de miel y un chorro de zumo de limón conseguiremos minimizar los poros dilatados gracias a sus propiedades astringentes. Aquí no conviene ser rácanas con la miel, porque es este ingrediente el que se encargada de hidratar la piel y de proporcionarle la flexibilidad que necesita.

El aguacate no podía faltar en este recetario, porque es el mejor aliado para combatir las pieles grasas. Nuestras propuesta no es demasiado complicada, ya que solo tienes que batir medio aguacate, rico en ácido oleico, con un cuarto de pepino, que tiene vitamina C y además se encargará de hidratar nuestra piel.

Para todas ellas es suficiente con mantenerlas en la piel diez minutos, y conviene hacer nuestra mascarilla casera justo antes de aplicarla, y no guardarla en la nevera durante días. Y, por supuesto, si no te comerías un yogur caducado, no lo pongas sobre tu piel, porque se resentirá.