Vicente Calduch, director técnico de Laboratorios Calduch.

Un bálsamo con 140 años de historia

Creado en 1880 por un boticario de Castellón, la popular Dermo-Suavina mantiene hoy su fórmula original con ingredientes nacionales

Gloria Salgado
GLORIA SALGADO Madrid

En 1880, a orillas del Mediterráneo, abrió su farmacia Vicente Calduch Solsona. En su rebotica empezó a elaborar fórmulas magistrales. Por aquella época, Villarreal (Castellón) era una población rodeada de extensos campos de naranjos dedicada fundamentalmente a la agricultura. Y ya se sabe que el frío y las duras condiciones de trabajo provocan una extrema sequedad en los labios y la nariz de los recolectores de la fruta. Grietas y pequeñas heridas que afectan y hacen dolorosas muchas acciones cotidianas como beber, comer, sonreír o besar.

El joven farmacéutico Calduch, preocupado por este mal que tanto afectaba a sus paisanos, se dedicó a la búsqueda de un remedio. Al fin, en la parte trasera de su farmacia, consiguió crear una eficaz pomada que se popularizó rápidamente en la comarca. Los vecinos de todas las localidades cercanas acudían a comprarla y comenzaron a llamarla 'Ungüent de Vila-real' (Ungüento de Villarreal). En 1916 pasó a llamarse Dermo-Suavina, nombre que mantiene en la actualidad.

Tal es su arraigo entre los ciudadanos que no es raro que «en las farmacias de la provincia de Castellón y norte de Valencia los usuarios de bálsamos denominen Suavina a cualquier tipo de pomada labial, aunque no estén demandando la marca. Un caso parecido al de una marca de yogures muy famosa», comenta Vicente Calduch, quinta generación de la empresa familiar. Vamos, el mayor logro que una marca puede conseguir.

Vocación temprana

La vocación le llegó a Calduch en su más tierna infancia, cuando correteaba por la popular botica. Hoy ejerce como CEO –acrónimo de director ejecutivo en inglés– y director técnico de Laboratorios Calduch y tiene la esperanza de que su hijo siga sus pasos. «Todavía es muy pequeño pero, indudablemente, me encantaría que tomara el relevo generacional y se convirtiera en la sexta generación». Se enorgullece de una estirpe que ha sabido convertir en icónico un producto desde el pequeño ámbito local. Y, lo que es más complicado, sin necesidad de modificar su esencia para integrarse en el nuevo siglo.

«Contamos con seis empleados en nuestra farmacia, entre los que me incluyo; y diez en nuestra fábrica propia, en la que creamos y envasamos todos nuestros productos. Yo también formo parte del equipo de producción: envaso, formulo, me encargo de los pedidos… hago un poco de todo, somos una empresa pequeña y ¡hay que saber hacer de todo!», cuenta Calduch de su encomiable labor al frente de la empresa, cuyo mayor éxito sigue siendo el ungüento labial.

El popular bálsamo contiene la fórmula original de 1880, compuesta por una base grasa y un perfume elaborado con aceites esenciales de plantas y frutas mediterráneas 100% de origen natural, como son la naranja, el limón o la mandarina, junto al mentol. «Todos los ingredientes que contienen nuestras fórmulas son de proveedores nacionales, y los ingredientes seleccionados en nuestros productos son muy mediterráneos, como el aceite de almendras, naranja dulce, oliva…», cuenta con orgullo Calduch. Lo mismo ocurre con el material de envasado. «El cartón de nuestros productos es impreso y troquelado en una fábrica de Valencia y el de nuestras cajas logísticas está fabricado en Castellón. Trabajar con proveedores de nuestro entorno –apostilla– es muy importante para nosotros».

Igual de importante es para la empresa el compromiso social. «Desde hace 5 años colaboramos activamente con la Fundación Síndrome de Down Castellón, apoyando la consecución de sus objetivos, que se centran en la inclusión social y el fomento de la calidad de vida de las personas con síndrome de Down y/o discapacidad intelectual y sus familias». De hecho, desde hace años, cuentan en su equipo con empleados con síndrome de Down, «de los que estamos muy orgullosos y con los que cada día demostramos que la inclusión social es posible y con resultados excepcionales».