Catalina, este pasado martes; a la derecha, la diseñadora Jenny Packham. / RC

La aguja real de Jenny Packham

Los mejores estilismos de Catalina son obra de la diseñadora británica, quien la vistió esta semana para su debut como princesa de Gales

Gloria Salgado
GLORIA SALGADO Madrid

Catalina se vistió de novia para su primera cena de Estado como princesa de Gales. Y salió ganando con respecto al estilismo de su enlace con el príncipe Guillermo en 2011, obra de Sarah Burton para la firma del desaparecido genio -republicano, por cierto- Alexander McQueen. El espectacular vestido de la princesa de Gales para la velada del pasado martes con motivo de la visita del presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, estaba confeccionado por la británica Jenny Packham. Se trataba del modelo Elspeth, de la colección de novias de 2021, con alguna variante solicitada por Middleton, como el cierre del pronunciado escote de la espalda y más pedrería añadida en las hombreras. La pieza, en color blanco entallada con mangas tipo capa y cuello redondo, rompía con el estilo recatado y un tanto ñoño por el que se suele decantar en este tipo de eventos oficiales, cambiando los volantes y el tul por una silueta estructurada y poderosa cuajada de brillos.

El vestido de Jenny Packham, a la venta por unos 5.000 euros, sacaba a relucir la faceta más glamourosa de Catalina. Algo que la diseñadora ya había logrado en anteriores ocasiones. La más sonada hasta el momento fue cuando la vistió para el estreno en Londres de la última película de James Bond, 'Sin tiempo para morir', en septiembre de 2021. Un diseño perteneciente a una cápsula especial con el que la modista celebraba el sexagésimo aniversario de 007. Inspirado en la icónica imagen de Jill Masterson pintada en oro y tumbada en la cama del popular agente en la película 'Goldfinger', de 1964, el deslumbrante vestido con capa cubierto de lentejuelas y cristales metálicos sobre una base de tul brillante acaparó todos los titulares. Ni el actor Daniel Craig, que encarna a Bond en las últimas cintas, pudo evitar espetar «¡qué guapa está!» ante el sofisticado y favorecedor estilismo de la entonces duquesa de Cambridge.

Y es que la exitosa diseñadora, que estudió en la prestigiosa escuela Central Saint Martins, tiene tomadas las medidas a Middleton como nadie. No es de extrañar que su nombre se barajase para confeccionar su vestido de novia aquel 29 de abril de 2011 para caminar por la nave central de la abadía de Westminster, lo que no fue óbice para que sea Packham, y no Sarah Burton, la que se haya convertido en su diseñadora de cabecera, con la que epata allá donde va.

Una modista de cine

Su visión de la moda es mucho más cinematográfica. Más de alfombra roja. No en vano, en Los Ángeles tiene un nutrido séquito de seguidoras, entre las que se cuentan Taylor Swift, Uma Thurman, Angelina Jolie, Emily Blunt, Kate Winslet, Dita Von Teese, Kate Hudson, Jennifer Aniston, Miley Cyrus y Keira Knightley. Además, ha trabajado en los vestuarios de películas de James Bond como 'Muere otro día' y 'Casino Royale', además de encargarse del estilismo de varios episodios de la serie 'Gossip Girl' y del de Kim Cattrall en la popular 'Sexo en Nueva York'.

Packham lanzó su firma en 1988 y su diferenciador estilo ha contribuido a revolucionar la industria nupcial, en la que comenzó para después ampliar su trabajo a colecciones de prêt-à-porter, resort, accesorios y lencería. Con puntos de venta en Londres, París y Nueva York, sus piezas están disponibles en las tiendas como Harrods, Harvey Nichols, Neiman Marcus, Net-A-Porter y Bergdorf Goodman.

El cuarto de siglo en la moda lo celebró con una exposición retrospectiva en el londinense Victoria and Albert Museum. Y a buen seguro en la siguiente celebración tendrá un lugar reservado para su mejor embajadora, Catalina, con la que comparte la opinión de que la imagen tiene un gran poder.