Meghan Markle. / afp

Meghan vuelve a hablar de racismo en la familia real británica

La duquesa de Sussex afirma que solo se sintió como «una mujer negra» cuando comenzó a salir con el príncipe Harry

JOAQUINA DUEÑAS

Meghan Markle ha vuelto a convertirse en la protagonista de todos los titulares debido a sus declaraciones en las que no duda en hablar de cómo se sienten ella y su marido respecto a su relación con la familia real británica. La última ha sido en una conversación mantenida con la cantante Mariah Carey para el último episodio del podcast de la diva del pop, Archetypes. Meghan habló de lo que ha significado para ella ser una mujer mulata: «No eres tratada como una mujer negra. No eres tratada como una mujer blanca. En cierto modo, encajas en medio», explicó. Sin embargo, puntualizó el momento en el que eso cambió en su vida: «Si hay algún momento en el que me he centrado más en mi raza es solo una vez que comencé a salir con mi esposo. Entonces comencé a entender cómo era ser tratada como una mujer negra».

Esta no es la primera vez en la que la mujer del príncipe Harry habla de racismo. De hecho, en la entrevista que ofreció a Oprah Winfrey en marzo del año pasado no dudó en acusar a la familia real británica de hacer preguntas sobre si la piel de su primogénito, Archie, sería muy oscura. Esta fue, junto a otras, una de las razones que llevó a los duques de Sussex a poner distancia y abandonar sus obligaciones reales para hacer su vida en Estados Unidos. Un cambio con el que están contentos a pesar de que, según ha reconocido a Allison P. Davis para la revista 'Cut', Harry le dijo: «He perdido a mi padre durante el proceso». Unas palabras que han sido posteriormente matizadas por el portavoz no oficial de Meghan, Omid Scoobie. Según él, la mujer del nieto de Isabel II se refería a su propio padre.

La actriz estadounidense protagoniza la portada de esta publicación bajo el título: 'Meghan, la duquesa' en un claro reto a la familia real que decidió abandonar y que tuvo como consecuencia la retirada a ella y a su familia todos los títulos. «Solo por existir estábamos trastornando la dinámica de la jerarquía en la monarquía», asegura. «Entonces decidimos: 'Está bien, salgamos de aquí'. Y estamos muy felices de haberlo hecho», confirma.

Unas declaraciones que se han publicado poco antes del aniversario del fallecimiento de Lady Di, madre del príncipe Harry, con la que se le ha comparado en numerosas ocasiones. Diana de Gales falleció tal día como hoy hace 25 años en un trágico accidente de coche de París. Sin embargo, un cuarto de siglo después, sus hijos han decidido no estar juntos para homenajear a su madre en esta señalada fecha ni en público ni en privado. La última vez que lo hicieron fue el verano pasado en los jardines del palacio de Kensington como motivo de la inauguración de una estatua de la recordada princesa.

A Meghan la hemos visto muchas veces lucir modelos que parecían evocar momentos icónicos de la madre de su marido, sin embargo, más allá del estilo, otros paralelismos unen a estas dos mujeres. Su paso por el palacio de Buckingham marcó un antes y un después en la familia real inglesa. Además, ambas reconocieron tener problemas de salud mental debido al acoso de la prensa y, en el caso de Meghan, también de las redes sociales. Con más de 25 años de diferencia, las dos concedieron sendas entrevistas en profundidad cargadas de explosivas confesiones y si Lady Di decía que cuando empezó su relación con el príncipe Carlos nadie le dijo cuál debía ser su papel, la actriz estadounidense alcanzaba a expresar que «no entendí completamente de qué se trataba mi trabajo». Dos recorridos con similitudes que sin embargo han tenido finales dispares. Mientras Diana de Gales se sentía sola y engañada por su marido y tuvo que abandonar la familia sola, dejando incluso a sus hijos, Meghan ha tenido en todo momento el apoyo de su marido con el que tiene dos vástagos, Archie y Lilibet Diana, en homenaje a su abuela paterna.