Mary y Federico de Dinamarca / RC

El heredero danés saca a su hijo del colegio por casos de acoso

El primogénito de Mary y Federico de Dinamarca acude a un elitista internado que está envuelto en varios escándalos

JOAQUINA DUEÑAS Madrid

Desde que el pasado mes de mayo saltara el escándalo sobre agresiones violentas y prácticas de acoso escolar en el Herlufsholm School, el elitista colegio privado danés al que acude Christian de Dinamarca, primogénito de Mary y Federico de Dinamarca, sus padres han manifestado su preocupación al respecto y han permanecido atentos a las informaciones que se iban revelando al respecto. Ahora, han tomado una decisión definitiva, la de sacar a su hijo del centro. Su hermana Isabella tampoco comenzará allí sus estudios el próximo curso tal como estaba previsto. «Profundamente conmocionados», así aseguran estar los príncipes.

«La elección del colegio de nuestros hijos nos importa mucho, algo comprensible cuando se trata del bienestar de los niños y jóvenes», ha asegurado Mary de Dinamarca en nombre de la pareja. «Al mismo tiempo, era clave para nosotros tomar la decisión sobre una base bien informada y ahora la tenemos». Y es que la Agencia Danesa para la Educación y la Calidad ha abierto un expediente para investigar la veracidad de medio centenar de testimonios que acusaban al colegio consentir prácticas violentas. El informe oficial parece confirmar los hechos desvelados por la investigación periodística y publicados mediante un documental a principios del mes pasado, por lo que los príncipes herederos de Dinamarca han adoptado la decisión de que «Christian detenga sus estudios» y de que «Isabella no empiece el curso que le corresponde». «Ha sido un proceso difícil para nosotros como familia», han reconocido.

Así las cosas, la idea es elegir el próximo colegio durante el verano si bien, la princesa ha manifestado que espera que la dirección disponga de la «tranquilidad necesaria para garantizar los cambios y crear una cultura en la que todos puedan prosperar y sentirse seguros» ya que el internado cuenta con unos 600 alumnos procedentes de toda Europa y de otras partes del mundo. Actualmente el centro se enfrenta no solo a duras críticas sino a diferentes demandas, incluidas algunas referentes a la gestión. «Como padres, esperábamos que la escuela haga lo que sea necesario para rectificar esas condiciones inaceptables», asegura el comunicado firmado por la nuera de la reina Margarita.

De hecho, la lucha contra el bullying es una de las causas en la que está implicada la princesa directamente a través de su fundación. La entidad lleva años creando programas para reducir el ascoso escolar y el aislamiento que sufren muchos menores en su etapa formativa dentro de los centros escolares. Según los datos con los que trabaja la organización, el 9 por ciento de los escolares daneses de entre 11 y 15 años ha sufrido acoso digital y otro tanto ha dejado de participar en actividades para evitar acoso de sus compañeros. Una situación inaceptable en todo caso, pero más aún en el colegio en el que se forman los herederos a la corona del país.