Marián Ávila cumple su sueño

25/08/2018

La modelo de 21 años se convertirá en septiembre en la primera modelo española con síndrome de Down en desfilar por las pasarelas de la Fashion Week Nueva York con la firma de Talisha White

La modelo de 21 años Marián Ávila cumplirá el próximo 8 de septiembre su «sueño» de desfilar por las pasarelas de la Fashion Week de Nueva York, y se convertirá en la primera española con síndrome de Down en hacerlo en la meca de la moda.

«Voy a cumplir mi gran sueño, voy a desfilar en Nueva York», relata Ávila en una entrevista, y lo hará en dos pases de Talisha White, una de las grandes diseñadoras que es conocida por su faceta «inclusiva».

La creadora ha apostado por la joven modelo valenciana de nacimiento pero que vive en Benidorm (Alicante) para lucir un vestido de fiesta, y la ha invitado como «celebrity model» para participar en el evento en el Park Central Hotel 870, en la séptima avenida neoyorquina.

El golpe de suerte de Marián Ávila ha sido posible gracias a un «ángel» llamado Kenzie Dugmore, de 14 años e hija de la coordinadora de modelos de la Fashion Week, quien leyó un artículo sobre su historia y, al ver que su máximo objetivo era Nueva York, contactó con ella a través de Facebook para hacerlo realidad.

Esto ocurrió hace un año, pero el sueño no pudo cumplirse el pasado verano porque Ávila padecía una pequeña lesión en el tobillo, a pesar de lo cual Talisha White no se olvidó de ella y la ha llamado para el próximo día 8.

«Siempre he querido desfilar en Nueva York, para mí es muy importante. Lo soñaba y estoy emocionada y encantada de poder disfrutarlo», confiesa la modelo, que espera que su experiencia se convierta en «un gran paso» en su carrera.

De 1,61 metros de altura, la modelo no oculta que se siente «muy feliz y segura» cada vez que desfila, y que ensaya cada día en casa como si fuera una pasarela.

Igual que ya sucediera en España con el actor Pablo Pineda al ser el primer universitario y actor de éxito con síndrome de Down, Ávila sabe que puede abrir el camino de otras chicas y chicos con la misma alteración genética.

«Las personas con síndrome de Down que sean modelos tienen que trabajar duro, con mucho esfuerzo, y si se lo proponen, lo conseguirán», repite Ávila con la convicción de quien lo está consiguiendo. Tiene como ejemplo a Nieves Álvarez, a la que conoce y con quien comparte que, con tacones, desfilaba desde pequeña por el pasillo de su casa a la vuelta del colegio: «Yo hago lo mismo todos los días».

Ávila asegura que la dedicación de modelo «realmente» le gusta y afirma que «no importa que sea duro». «Yo no digo que sea duro o fácil. Yo puedo y puedo: ese es mi lema, siempre lo digo», subraya. Ha hecho cursos de modelo en Madrid entre noviembre de 2015 y agosto de 2016, y su primera sesión fotográfica para un book fue en marzo de este último año, mientras que fue presentada en las redes sociales como la primera modelo española con síndrome de Down. En marzo de 2016 desfiló por primera vez con la diseñadora Lina Lavin en un acto benéfico para la fibromialgia en el Hotel Ritz