Borrar
Javier Sánchez se encamina con su madre a la corte de Valencia donde se vio su demanda de paternidad. AFP
Julio Iglesias, bajo el 'ataque' de la ONU

Julio Iglesias, bajo el 'ataque' de la ONU

Gente al sol ·

Un comité de las Naciones Unidas denuncia al Estado español por presunta vulneración del derecho de Javier Sánchez Santos a saber quién es su padre

Arantza Furundarena

Miércoles, 26 de agosto 2020, 23:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Acaban de robarme en chalet, que venga Banachek», cantaba Pepe da Rosa... Acaba de darme portazo la Justicia española, que venga la ONU, podría cantar Javier Sánchez Santos, el hijo vocacional de Julio Iglesias. Y no exageraría. Nada menos que el Comité Internacional sobre Desapariciones Forzadas, Detenciones Arbitrarias y Delitos de Genocidio y Lesa Humanidad ha presentado una denuncia contra el Estado español ante el Comité Internacional de Derechos Humanos de la ONU para que investigue la existencia de una supuesta vulneración de derechos fundamentales. En el caso de Sánchez Santos, se habría vulnerado su derecho a la investigación de la paternidad recogido por la Constitución española.

Que Julio Iglesias no es del gusto de todo el mundo, lo sabemos. Que alguna de sus interpretaciones pudiera ser incluso considerada como de juzgado de guardia, vale. Pero recurrir al Comité que se encarga de los delitos de genocidio y lesa humanidad suena un poco exagerado... Sin embargo, el aspirante a ser su descendiente no lo ve así. «Qué vergüenza de Justicia hay en España –protesta Javier–, que organismos internacionales tengan que intervenir para intentar arreglar el desastre realizado por los jueces aquí, es de hacérselo mirar». Cabría añadir que emplear media vida en perseguir la paternidad de un progenitor que no quiere saber nada de ti, también... De hacérselo mirar, en horizontal.

«Qué vergüenza de Justicia hay en este país», protesta el hijo no reconocido del cantante

Pero ahí está él, inasequible al desaliento. Y más empecinado que nunca. Quizás porque, cuando ya empezaba a estar seguro de haber conquistado el derecho a llamar papá al mundialmente aclamado Julio Iglesias, la sección décima de la Audiencia Provincial de Valencia le echó un jarro de agua fría al anular una sentencia anterior que daba por válido el test de ADN como prueba de paternidad, alegando que el Tribunal Supremo ya había juzgado ese mismo hecho en 1999 y había sentenciado que Julio y Javier no tenían parentesco alguno.

«Significado moral»

A Julio, que recientemente aparecía en unas fotos con un llamativo deterioro en la motricidad que le impedía caminar de manera independiente, lo único que le faltaba ya es que se le echara encima el Comité Internacional de Derechos Humanos, y no precisamente para socorrerle. Vamos, que está él como para un ataque la ONU... Sin embargo, al hijo que supuestamente tuvo con la bailarina portuguesa María Edite Santos se le ha vuelto a abrir el cielo. Su abogado, Fernando Osuna, ya anuncia nuevas acciones legales en su afán por hacer coincidir la «verdad biológica» con la procesal. Para él, el respaldo de la ONU, aunque no conlleve ninguna consecuencia práctica, «tiene un significado moral muy grande».

Entretanto, el hijo no reconocido (pero sí el más reconocible) de Julio Iglesias proclama: «No voy a pedir perdón por haber nacido». El doliente Segismundo de 'La vida es sueño' de Calderón no podría haberlo expresado mejor.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios