Borrar
Penélope Cruz.

Ver 25 fotos

Penélope Cruz. EP

Glamour y estrellas en un vivo homenaje a Lagerfeld

Anna Wintour, editora jefe de la revista 'Vogue', elabora año a año la lista de invitados de la Met Gala, que reúne a la élite de la moda, el cine, la política y los deportes

I. Cortés / Agencias

Martes, 2 de mayo 2023, 13:38

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Fue casi como una exposición en vivo del trabajo que Karl Lagerfeld realizó en su más de medio siglo de andadura profesional. La Gala Met, la fiesta de moda más importante y glamourosa del año, se había propuesto homenajear al rey de la alta costura, fallecido en 2019, y muchas de las estrellas que se acercaron a la alfombra roja del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York lo hicieron exhibiendo algunos de sus espectaculares diseños.

Fue el caso de la oscarizada Penélope Cruz. La actriz, musa del diseñador y la primera española que asiste como anfitriona a la cita, lo hizo con un vestido vintage de inspiración nupcial -sí, es la primera vez que la vemos de novia-, en blanco, adornado con lentejuelas y pedrería plateada. Se trata de un diseño de la colección de Chanel de Alta Costura primavera-verano de 1988, compuesto por una falda a todo volumen confeccionada en tul y un cuerpo de escote palabra de honor, del que sale una capa-capucha, y que sobre la pasarela se encargó de lucir otra musa del modisto alemán, Inès de la Fressange.

No fue la única 'novia' en la pasarela en la que se convirtió la alfombra roja de la Met Gala. La cantante Dua Lipa, también coanfitriona junto a la guionista y actriz Michaela Coel -es la responsable de la serie 'Podría destruirte'-, el extenista Roger Federer y la editora jefe de la revista 'Vogue', Anna Wintour; también optó por un vestido de princesa color crema diseñado por el kaiser de la moda para Chanel en 1992, marcado con puntadas negras y con un impresionante collar de diamantes de Tiffany, un traje que en su día lució sobre la pasarela Claudia Schiffer; mientras que la actriz Olivia Wilde vistió otra pieza de icónica, un vestido 'violín' de Chloe diseñado por el modisto alemán en la década de los 80.

Igual de elegante se mostraba la actriz Nicole Kidman, que desempolvó un vestido rosa de Chanel que caía al suelo en una cascada de plumas y que la protagonista de 'Eyes Wide Shut' se puso por primera vez en un anuncio para la icónica marca de perfume, hace cerca de 20 años y dirigido por Baz Luhrmann, el cineasta de 'Moulin Rouge'. La actriz lo combinó con unas sandalias negras, con pulsera al tobillo y un lazo negro recogiendo parte de su pelo, en una combinación de colores que sin duda ya forma parte del legado de Lagerfeld para la firma.

Imagen principal - Glamour y estrellas en un vivo homenaje a Lagerfeld
Imagen secundaria 1 - Glamour y estrellas en un vivo homenaje a Lagerfeld
Imagen secundaria 2 - Glamour y estrellas en un vivo homenaje a Lagerfeld

Fueron solo algunos de los cientos de invitados que acudieron a un evento lleno de estrellas de la moda, el cine, la política y los deportes entre a Gisele Bundchen y Kate Moss, Rihanna, Cardi B, Olivia Rodrigo, Viola Davis, Jennifer Lopez, Miranda Kerr, Paris Hilton, Cara Delevingne, Bad Bunny o Pedro Pascal, cuyo 'total look' de Valentino, con un vistoso abrigo largo en rojo, camisa a tono, unas bermudas negras y unas botas militares altas de charol, llamó mucho la atención.

Wintour, que se hizo cargo de la gala benéfica en la década de los noventa y la convirtió en la prestigiosa cita que es, es quien se ocupa de elaborar la lista de invitados del acontecimiento social más codiciado. La asistencia al baile se da solo por invitación y un pago previo de 50.000 dólares, y la reserva de una mesa cuesta 300.000. La recaudación de la gala financia el Instituto del Traje, donde una exposición dedicada a Lagerfeld funcionó como prólogo perfecto a esta fiesta que siempre se celebra el primer lunes de mayo.

Polémico Lagerfeld

'Karl Lagerfeld: A Line of Beauty (Karl Lagerfeld, una línea de belleza)' pretende rendir homenaje al diseñador alemán, conocido por sus trajes negros, su coleta blanca, sus gafas oscuras y sus mitones también negros, y a los años que pasó en la industria al frente de Chanel, Fendi, Chloe y su propia marca.

Su figura, sin embargo, no está exenta de polémica. Pese a su lucha permanente contra la balanza -llegó a perder 42 kilos en trece meses para poder vestirse de Dior-, criticaba a las mujeres con curvas y en sus últimos años de vida criticó el movimiento #MeToo y a aquellas que denunciaron haber sido víctimas de acoso sexual.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios