Una princesa de armas tomar

29/06/2020

Isabel de Bélgica, a punto de comenzar su formación militar, se mira en el espejo de su madre para encontrar su estilo e identidad

Tiene la misma sonrisa cándida que su madre y, aunque aún es pronto para sacar conclusiones, ya se empieza a ver que la heredera al trono de los belgas no destacará en la pasarela de las ‘royal’ por ‘looks’ rompedores. Isabel de Bélgica, duquesa de Brabante, cumplió los 18 en otoño pasado y, desde entonces, pandemia mediante, ha intensificado su agenda oficial. Y eso que este extraño curso lectivo -hasta que la Covid-19 la obligó regresar a palacio- lo cursó en Gales -también el anterior- como interna en un prestigioso colegio internacional.

El día que alcanzó la mayoría de edad, en una ceremonia en Bruselas, vestida de blanco, inició el que será su camino hacia el trono. Una andadura en la que sabe que siempre podrá contar con su madre, «disponible en todo momento». ¿Y qué ejemplo puede tomar de Matilde? Sin duda alguna, el de la discreción, el de las líneas depuradas, el de este vestido parece el mismo de siempre, el de no destacar aunque sea tu gran día. Y sirva este ejemplo para la fotografía oficial que distribuyó la casa real de los belgas hace solo unas semanas. Ahí se ve a una Isabel de 18 años con un peinado más propio de otra época, con volumen trasnochado, y un vestido azul largo que podría ser de la década pasada o de la próxima.

No ha sido la familia real belga nunca de mucho destacar. Quizás por influencia de la reina Fabiola, que dejó impronta en Matilde y parece que también en Isabel. La diferencia entre la noble española y las ‘royals’ belgas es que Fabiola tenía un estilo muy personal. Tenía estilo, vamos. Su vestido de novia, de Balenciaga, forma parte de la historia de la moda.

El armario de Matilde es, sin duda, el más soso de las monarquías europeas. Lo curioso es que comparte diseñador con Máxima de Holanda, a la que se la podría calificar de cualquier forma menos de aburrida a la hora de vestir.

Y eso que de vez en cuando, muy de vez en cuando, Matilde sorprende convirtiéndose, por ejemplo, en la primera reina que luce mascarilla a juego como su vestido -véase en la imagen que acompaña esta información-. Con muchas dudas de que este año haya foto oficial de las vacaciones de la familia real belga, la próxima imagen que dará la vuelta al mundo de la princesa Isabel será vestida de militar.

Porque a finales de agosto iniciará su formación en una academia, un paso más hacia el trono de Bélgica. Lo hará en la Royal Military School, donde estudiará Ciencias y diversas disciplinas militares, una educación clave en su preparación como futura jefa de Estado. Una formación que, en su día, muy probablemente, también recibirá la princesa Leonor.