«Cada vez tengo más miedo ante los proyectos nuevos»

19/09/2019

Lleva 35 años de carrera y está a punto de cumplir los 49 pero la actriz Maribel Verdú, que vuelve al teatro y está a punto de estrenar película y una serie de televisión, tiene cada vez más miedo ante los proyectos nuevos: "me da angustia y lloro y no se por qué", revela en una entrevista con EFE.

ETIQUETAS:

Verdú estrenó en 2016 "Invencible", de Torbin Betts y dirigida por Daniel Veronese, y, tras girar -en distintas épocas-, por toda España recala ahora en el Teatro Alcázar de Madrid, donde estará hasta enero para concluir ya sus representaciones.

"Acabamos en Reyes y esta es la oportunidad de verla porque 'Invencible', una hora y medida divertida y entretenida que genera luego mucho debate, se acabó aunque nos haya hecho y nos haga tan felices", detalla la actriz madrileña, ganadora de dos Goya, del Nacional de Cinematografía y de un Ariel mexicano.

La obra, una comedia sobre dos parejas de distinto nivel económico que tienen que "interactuar", no ha perdido en estos tres años un átomo de vigencia porque siguen "de rabiosa actualidad" las diferencias entre clases sociales "y la decepción que provocan los políticos, que llevan engañándonos tanto tiempo", afirma.

"Mi personaje solo quiere gente buena a su alrededor, amar y ser amada y eso está muy de actualidad", afirma sobre la pieza, que ya estuvo en Madrid durante tres semanas, en Teatros del Canal, y que sigue protagonizando junto a Jorge Bosch, Pilar Castro y Jorge Calvo.

A la actriz le gusta hacer teatro "un año" entero porque no quiere compaginarlo con nada porque quiere "rutina, orden y el tiempo libre" que dan las funciones, en las que sabe que empieza a una hora y termina noventa minutos después, no como en los rodajes, donde las esperas y parones son la tónica.

En breve, el 18 de octubre, se estrenará en salas, tras pasar por el Festival de Sitges, la última película que ha hecho: "El asesino de los caprichos", de Gerardo Herrero, que rodó entre octubre y noviembre pasados.

También llegará a las pantallas, pero de televisión, la serie "No te puedes esconder", una producción de Telemundo que ha grabado a comienzos de año y en la que interpreta, en un papel secundario, a una "dura" inspectora de policía.

Esta producción es su regreso a la televisión, el medio en el que debutó con 13 años con "El crimen del capitán Sánchez" y tras 16 años ausente ya prepara otra en la que hará de abogada, aunque no quiere adelantar nada más.

Da la coincidencia de que tanto en la película de Herrero como en la producción de Telemundo interpreta a dos policías, una profesión que "le encanta".

"Quiero hacer este tipo de personajes, duros, cañeros y destroyers", declara, enamorada de esas "mujeres con carácter, acostumbradas a dar muy buenas contestaciones", papeles que "no se pueden hacer con 'veintipico' años" porque "faltan experiencias".

"Lo maravilloso de los años -que ella cumplirá el 2 de octubre- es que cada edad me ha llevado a personajes distintos y todos te dan mucho y tú les das mucho a ellos".

En el futuro quiere seguir haciendo personajes fuertes, ilusionarse con todo lo que haga y, sobre todo, "tener un poquito menos de miedo".

"Cada vez tengo más. Me gustaría relativizarlo pero tengo más miedo cada vez ante un nuevo proyecto. Me da angustia y lloro y no se por qué. Luego empiezo a hacerlos y se me pasa pero...", confiesa.

En teatro no es "tan así", dice, aunque el día del estreno "se muera de nervios y miedo" pero es "otro espacio, otro público".

"Una vez que estreno me relajo pero es verdad que luego de repente, un día del tercer mes o de la cuarta semana, me entra otra vez el miedo y no se por qué".

Acaba de protagonizar la portada de la revista Women's Health y a pesar de que ella quiere que se vea la "verdad" de su físico descubre que "algo" de photoshop -la aplicación para fotografía con la que se pueden corregir defectos- sí le han hecho.

"No se atreven a sacar todas las imperfecciones, aunque es verdad que ellos lo han hecho muy bien. Yo he llegado a ver fotos mías con uñas largas en punta ¡porque quedaban mejor!", recuerda asombrada aún.