Apoteosis final de la moda de celebración

30/09/2018

Los nuevos talentos, las firmas consolidadas y las infantiles protagonizaron ayer la última jornada de desfiles de la pasarela Gran Canaria Colección Bridal en el Gabinete Literario

Lazos, flores y volantes en los vestidos para ellas y camisas, pantalones, chaquetas y bermudas para ellos inundaron de colores la pasarela Gran Canaria Colección Bridal en la que tres firmas mostraron sus propuestas infantiles de prêt-à-porter, cortejos nupciales y comuniones con el añadido de la espontaneidad de los más pequeños. La colección de El Corte Inglés abrió la pasarela en Salón Dorado del Gabinete Literario con la propuesta de vestidos largos y cortos con una tendencia romántica y manga tres cuartos plumetis y encajes, a los que se sumaron brocados y bordados.

Tomaron el relevo las firmas de Gran Canaria Moda Cálida It Child y Mimenina. La primera dio a conocer cuatro series de prêt-à-porter con vestidos con colores neutros, corales, rosas y azules para las niñas y camisas de cuello mao, rayas y lisos, además de bermudas con colores vivos para los niños. La segunda fue la encargada de cerrar los desfiles de la mañana con su colección Como Agua de Mayo inspirada en el mes de las flores y pensada para fiestas en el jardín y días para disfrutar al aire libre, con colores vivos y alegres, con el blanco como principal y con toques de rosa y azules.

Por la tarde conquistaron el Salón Dorado las propuestas nupciales, de ceremonia y de prêt-à-porter de 10 firmas de Gran Canaria Moda Cálida e Isla Bonita. Vidina Romero presentó su primera colección como marca para una mujer original y alegre con un estilo retro, underground y hasta sport-chic.

De otras islas

Lleó, otro de los nuevos talentos, se inspiró en los años 90 donde predominó el minimalismo y se entrelazó con un concepto de tribus africanas. Las firmas Waleska, GMbyJe, Polemile y Diazar trajeron a Gran Canaria las creaciones de La Palma.

Aday Batista se inspiró en la canción Quizás, Quizás, Quizás para sus creaciones con prendas vaporosas de giorgette mezclada con tejidos como el jacquard y la antelina. Beltho Couturese inspiró en la ciudad de Venecia y su estilo renacentista. Lucas Balboa deslumbró con sus cuidados y exquisitos chaqués con notas de color pensados para el novio y los invitados. Aurelia Gil clausuró la jornada con vestidos y diseños de dos piezas para una novia cómoda, con tejidos ligeros y con aplicaciones bordadas y puntillas. Que completó con kimonos superpuestos y vestidos bata.