Rafael Amargo acude a los juzgados / EP

El fiscal recurre para que encarcelen a Rafael Amargo

El Ministerio Público asegura a la Audiencia Provincial de Madrid que considera acreditados tanto el tráfico de drogas como la existencia de una organización criminal

Alfonso Torices
ALFONSO TORICES Madrid

La Fiscalía no se da por vencida en el 'caso Rafael Amargo'. Quiere verlo ya entre rejas. El Ministerio Público recurrió hoy la libertad provisional del bailarín decretada el pasado 3 de diciembre por la juez de guardia de Madrid y reclamó a la Audiencia Provincial que anule la decisión y, por contra, ordene el ingreso del bailarín y de quien creen su principal compinche, J. E. S. B., en prisión preventiva sin fianza.

Amargo, que protagoniza la obra 'Yerma' en el Teatro La Latina, fue detenido a primeros de mes junto a su novia, la también bailarina Luciana Bongianino, y junto a otros dos hombres, uno de ellos el antiguo productor de la obra, pero, tal y como pidió su abogado defensor, Cándido Conde-Pumpido, quedó libre por orden de la titular del Juzgado de Instrucción número 17 de Madrid tras ser interrogado. No obstante, continúa investigado judicialmente por los cargos que se le atribuyeron en la detención, trafico de drogas y pertenencia a organización criminal, y, como medidas cautelares, tuvo que entregar el pasaporte, se le prohibió salir del país, y se la obligó a presentarse en el juzgado todos los 1 y 15 de cada mes.

La Fiscalía argumenta en su escrito de impugnación que existen «bastantes» indicios «acreditados», entre otros pinchazos telefónicos y seguimientos, de la comisión por parte del bailarín de ambos delitos. Cree que los dos principales investigados se venían dedicando de manera «permanente» y «de común acuerdo» a la distribución de sustancias estupefacientes, principalmente metanfetaminas, en el distrito de Centro, y de manera principal en los barrios de Malasaña y Chueca.

Grabaciones

El Ministerio Público explica que los seguimientos a estos dos sospechosos comenzaron a raíz de haberse observado un aumento «significativo» de actas de aprehensión de sustancia estupefaciente, especialmente metanfetamina, en dicha zona, por lo que se estableció un dispositivo policial que logró determinar el domicilio desde el que supuestamente se suministraba la sustancia, «al observar un trasiego continuo de personas que entraban y salían a los pocos minutos del citado inmueble». Esta vivienda, indica el recurso, resultó ser la de Amargo.

Sobre el modus operandi observado, la Fiscalía explica que, previamente al acceso al domicilio, los compradores contactaban vía telefónica con una tercera persona para recoger la droga en dicha vivienda. Consta, además, en las diligencias de investigación, según indica el acusador público, la grabación de una conversación con una tercera persona «con la que parece estar negociando la compra de un kilogramo de metanfetamina, hablando de precios, cantidades y calidades, diciendo que es para un productor de teatro».

La Fiscalía llega a la conclusión de que ambas personas actúan de manera «conjunta» en el desarrollo de su actividad ilícita «adquiriendo las sustancias de común acuerdo para luego repartirlas entre ellos y venderlas a terceros». También recuerda que las sustancias intervenidas -metanfetaminas, ketamina, Popper, mefedrona- se encuentran dentro de las que causan grave daño a la salud. En concreto, precisa a la Audiencia Provincial que la metanfetamina produce efectos sobre el sistema nervioso y posee un elevado poder adictivo y recuerda a los magistrados que «se considera jurisprudencialmente que existe notoria importancia a partir de los 30 gramos, por lo que la cantidad incautada -63,4 gramos en la vivienda de J. E. S. B. y 0,4 gramos en la de Amargo- excede notablemente del límite fijado».