Justin Bieber. / reuters

Entran en la casa de Justin Bieber y su esposa Hailey Baldwin

Mientras estaban de vacaciones, un intruso allanó su mansión de Los Ángeles y luego huyó a pie de la policía

JOAQUINA DUEÑAS

Un intruso ha entrado en la exclusiva mansión de Los Ángeles del cantante Justin Bieber y de su esposa Hailey Baldwin mientras ellos estaban de vacaciones. El servicio de seguridad se percató de que había alguien pasando el rato junto a la barbacoa y dio el aviso a la policía que no pudo hacer nada ya que el sujeto huyó saltando el muro y desapareciendo a pie por el vecindario.

La seguridad del cantante explicó que había visto a una persona en le patio trasero de la vivienda junto a la barbacoa y cuando se acercaron al hombre, echó a correr, saltó uno de los muros del jardín y callejeó por el barrio de modo que lo perdieron de vista.

No es la primera vez que el cantante canadiense ve como un extraño allana su hogar. En 2012, tres ladrones fueron detenidos por entrar en su mansión de Texas para sustraer objetos de valor y recuerdos de la estrella del pop. Más curioso fue lo que pasó unos años después, en 2015. Dos niñas de doce años no encontraron mejor modo de festejar el cumpleaños de una de ellas que colándose en casa del artista mientras él estaba dentro disfrutando con amigos en la piscina. Al tratarse de dos adolescentes, Justin no dudó en reprenderlas y en retenerles sus teléfonos móviles. En aquella ocasión, el cantante las dejó marchar sin presentar cargos.

La noticia de la nueva invasión de su intimidad llega cuando el artista, de 28 años, ha anunciado su retirada de los escenarios debido a la parálisis facial parcial que sufre, provocada por un virus. Era él mismo el que informaba a sus seguidores de su situación a través de sus redes sociales en las que publicaba imágenes donde podían apreciarse los problemas de movilidad en su rostro.