El actor Will Smith, traumatizado por su infancia y su divorcio

El intérprete, que lleva casado 23 años con Jada Pinkett, se separó de su primera esposa en 1995

PILAR VIDAGL /MADRID

Con quién mejor que confesarte que con tu mujer, y más si te invita a participar en su programa de televisión que emite Facebook Watch. Esto es precisamente lo que ha hecho el actor Will Smith que concedió su entrevista más emotiva a su esposa Jada Pinkett con la que lleva casado 23 años. Con ella repasó las dificultades de criar a sus tres hijos: Trey, Jaden y Willow. Además, recordó su traumático divorcio en 1995 de su primera esposa Sheree Zampino, y los errores y aciertos que su padre cometió al educarle de pequeño.

Smith aseguró haberse sentido aterrorizado y haber llorado mucho cuando se convirtió en padre por primera vez a los 24 años de su hijo Willard (conocido como ‘Trey’ Smith III). Y eso que desde que tenía seis años quiso ser padre. «Me encantaba cómo era mi familia, pero había cosas de la educación de mi padre que quería corregir. Él tenía un poco de mal genio y yo era un niño gentil. No era un niño al que tuvieras que abofetear o golpear, así que crecer en un hogar donde había agresiones físicas, eso realmente hirió mi espíritu», relató el actor. Su padre también maltrató a su madre, una cicatriz que Smith asegura no ha conseguido curar, y a pesar de ello no le guarda rencor a su progenitor.

Sobre su divorcio, que se convirtió en una batalla judicial por la custodia de su hijo, el actor explicó: «Me han lastimado mucho en mi vida adulta, pero no creo que nada me haya afectado tanto como el fracaso de divorciarme de la madre de mi hijo, que entonces tenía dos años».

Para evitar que fuese traumático para su primer hijo se alejó de él, hasta que el pequeño estuvo listo para volver con su padre. Esto le sirvió para decidir que no quería ser un padre ausente con sus otros hijos Willow y Jaden. Smith optó entonces por educarlos en casa y pasar más tiempo con ellos. Sin embargo, este estilo de crianza no le ha salido bien y sus hijos se le han rebelado en más de una ocasión. Por ejemplo, su hija Willow, cantante, compositora y actriz de 19 años, que saltó a la fama en 2010 con su sencillo ‘Whip My Hair’.

Según su padre, ella decidió que no quería continuar la gira planificada con Justin Bieber. Y después de que él insistiera con que debía continuar, Willow se rapó la cabeza como un mensaje de protesta. «Me di cuenta de que estaba llorando, estaba asustada y no iba a hacer algo que no quería. Aquella situación puso en pausa mi sobreprotección», explicó.

La entrevista con su mujer terminó con mensajes de sus tres hijos que le hicieron llorar. Y su esposa y entrevistadora, Jada, tras conseguir que el actor desnudara su alma como nunca, le dejó claro que es un gran padre y un gran compañero para todos ellos.