Kourtney Kardashian y Travis Barker. / efe

La divertida boda por sorpresa de Kourtney Kardashian y Travis Barker en Las Vegas

Su hermana Kim Kardashian ha confesado que le pilló durmiendo: «Me enteré por el chat grupal»

JOAQUINA DUEÑAS

Parece que el clan Kardashian no tiene término medio. Igual celebra un cumpleaños infantil montando un parque de atracciones por todo lo alto que se va de boda sin invitar a la familia. Precisamente así ha sido el enlace secreto de Kourtney Kardashian y Travis Barker en Las Vegas. La pareja pasó por la ceremonia de los Grammy donde llamó la atención su cuidado estilismo a juego. Los dos vestidos de negro, ella con un mono cut-outs de Et Ochs y él con un dos piezas de Givenchy de pantalón y chaleco. Lo que no esperaba nadie es que de allí se lanzarían a contraer matrimonio por sorpresa. Tanto que hasta Kim Kardashian ha dicho que se enteró «por el chat grupal».

Tras la fiesta de la música, Kourtney y Travis se dirigieron a una capilla 24 horas para darse el 'sí, quiero' ante un imitador de Elvis, no sin antes optar por modelos más cómodos. En esta primera boda, la novia llevaba un pantalón negro con top amarillo y cazadora motera mientras él, a juego con su mujer, optaba por ir solo con la cazadora motera y pantalones de cuero. Pronto empezaron los rumores sobre este matrimonio y la confirmación ha llegado a través de la cuenta de Instagram de la novia que ha subido una serie de fotografías en las que se les ve felices y entusiasmados. «He encontrado esto en el carrete de mi cámara», dice la influencer. Para continuar contando la historia como si de un cuento de hadas se tratara: «Érase una vez en una tierra muy muy lejana (Las Vegas), a las dos de la madrugada, y después de una épica noche y de una pizca de tequila, una reina y su apuesto rey se aventuraron a entrar en la única capilla con Elvis abierta y se casaron (sin licencia)». Para terminar diciendo: «La práctica hace la perfección».

De sus palabras se desprende que se trató de una especie de ensayo general antes de la boda oficial de la pareja que se prometió en octubre de año pasado, cuando Travis propuso matrimonio a su chica en una idílica playa decorada con infinidad de rosas, farolillos con velas y un impresionante anillo de compromiso de Lorraine Schwartz. Un ensayo que resultó de lo más divertido según puede verse en las imágenes que el novio ha publicado en las que se les ve jugando y bromeando en la capilla.

Y mientras ellos se casaban, Kim Kardashian ha confesado que estaba durmiendo. Ella y sus hermanas Khloé, Kendall y la propia Kourtney han visitado el programa de Jimmy Kimmel Live en Hollywood este miércoles por la noche para presentar su nuevo reality junto a su madre, Kris. Ha sido allí donde la empresaria ha desvelado que lo supo por el chat de grupo familiar: «Hola, chicos. Por cierto… ¡Me casé anoche! Y me desperté con un millón de mensajes de texto», ha contado que escribió la novia. Sin embargo, otros miembros de la familia sí que participaron de algún modo en la ceremonia. La madre y Khloé fueron las dos afortunadas que sí lo supieron y, además, pudieron seguirlo por FaceTime.