Cristiano y Messi rivalizan un año más por tener la eslora más larga / RC

¿Quién dijo pandemia?

Muchos famosos con yate se lanzan a surcar las olas, ajenos a la temible segunda oleada

ARANTZA FURUNDARENA

«Que la realidad no te arruine un buen reportaje», reza un sarcástico dicho periodístico. «Que la realidad (del coronavirus) no te arruine unas buenas vacaciones», parece ser el lema de muchos famosos en este verano de rebrotes. Sin mascarilla y a babor, todo el que puede se ha lanzado a surcar las olas, tal vez huyendo de esa temible segunda oleada... Desde Messi a Mar Flores, desde Cristiano Ronaldo a Paz Vega. Este agosto, el Carpe Diem tiene más afiliados que el partido comunista chino.

¿Quién dijo pandemia?, parece proclamar Mar Flores mientras saluda alegremente a unos amigos desde un pantalán de la Costa Azul. Bronceadísima y pletórica, tras cinco meses sin ver al mexicano Elías Sacal, y con la autoestima por las nubes después de haber superado tres rupturas, la exmodelo se ha relajado junto a su intermitente novio en las aguas turquesas de St. Tropez. Otra exmodelo, Esther Cañadas, ha elegido Ibiza para navegar junto a su nueva e inesperada pareja. Y tal vez la procesión vaya por dentro, pero nada en su festiva y relajada actitud parece indicar que este sea un verano atípico... Dice el refrán que las penas con pan son menos. Y se ve que las pandemias, también.

Si todavía no se descarta que el mismísimo presidente del Gobierno se pueda escapar unos días a Doñana, con España en niveles de contagio previos a la desescalada, nadie puede esperar que los famosos, menos aún Cristiano y Messi, en un arranque de tacto y moderación, se ahorren el numerito del megayate... Los dos 'cracks' del balompié vuelven a rivalizar por el viejo cliché de 'a ver quién la tiene más larga' (la eslora). Y de momento gana el portugués, pero solo por un metro. Su barco tiene 27, frente a los 26 del de Messi. Aunque, para compensar, el del argentino lleva a bordo al fornido Luis Suárez, y posee un equipamiento audiovisual y domótico que quita el hipo.

5,6 millones de euros

Lo curioso es que Cristiano y Messi ni siquiera están de vacaciones. Aún les quedan partidos por disputar, pero esas imágenes de los dos delanteros surcando los mares junto a sus respectivas parejas y numerosas proles no son un efecto óptico, sino unos días de asueto que se han tomado los dos, porque ellos lo valen. Messi ha optado por el alquiler, pero Cristiano ha aprovechado para estrenar un 'yatazo' con cuatro suites dobles, dos camarotes y siete baños por el que ha pagado 5,6 millones de euros. Lo dicho: como si no hubiera un mañana cargado de incertidumbre...

Lo mejor de la breve singladura del portugués han sido unas fotos de Instagram donde la eslora del barco rivaliza en monumentalidad con el trasero de Georgina. O esa otra en la que Ronaldo aparece sentado a la mesa y ella, en un arranque de vulgaridad doméstica, escribe: «Que aproveche mi amor».

Ahora sabemos que la reyerta de El Álamo empezó con palmas y flamenquito... y acabó en crónica negra. Este verano, para muchos famosos, ha comenzado con similar alegría, despreocupación y derroche de otros años. Solo cabe esperar que no se tuerza.