El coche del actor tras ser interceptado por la Policía Nacional. / MAR GUADALAJARA

Detenido Nacho Vidal por conducir sin carné y bajo la influencia de drogas

El actor dio negativo en la prueba de alcoholemia y el test de sustancias estupefacientes, pero se tambaleaba y reconoció que había consumido un peligroso psicotrópico

JAVIER MARTÍNEZ Valencia

Moviéndose a uno y otro lado, como si se fuese a caer, y con las pupilas dilatadas por los efectos de una o varias sustancias. Así bajó Nacho Vidal de su coche cuando un policía nacional le ordenó que saliera del vehículo en Valencia. El actor de cine para adultos obedeció al agente y se sometió al control de alcoholemia y al test salival de detección de sustancias estupefacientes, cuyos resultados fueron negativos, aunque la policía lo detuvo por un delito contra la seguridad vial tras comprobar que tenía retirados todos los puntos del carné de conducir.

Como avanza el diario Las Provincias en su edición digital, los hechos ocurrieron sobre las seis de la tarde del sábado en la avenida de Ausiàs March, a escasos metros de la rotonda de los anzuelos, la plaza circular donde confluye el tráfico del bulevar sur y de la pista de Silla. Un policía nacional que se encontraba fuera de servicio llamó al 091 para avisar de la conducción temeraria de un hombre al volante de un Toyota. Circulaba en zigzag y estuvo a punto de chocar contra varios coches, por lo que el agente lo siguió e indicó el itinerario a sus compañeros.

Pocos minutos después, dos patrullas de la Policía Nacional interceptaron el vehículo e identificaron al conductor, Ignacio Jordà González, más conocido por su nombre artístico, Nacho Vidal, que presentaba síntomas de encontrarse bajo la influencia de alguna sustancia psicotrópica. Los agentes le pidieron la documentación, registraron el coche y pidieron apoyo a la Policía Local para que le realizaran el test de detección de drogas.

Aunque no dio positivo en ninguna droga, el actor apenas podía mantenerse en pie y se mostró agresivo en algunos momentos, llegando incluso a caer al suelo con uno de los policías. Tras informarle de las consecuencias penales de su actitud, los agentes trasladaron al detenido a La Fe para que le realizaran análisis de sangre y de orina. Según ha podido saber Las Provincias, Vidal reconoció en el hospital que había consumido GHB, una peligrosa sustancia psicotrópica que no habría detectado el test salival que le realizó la Policía Local.