David Bisbal se casa

El medio utilizado para anunciar la noticia ha sido su cuenta de Instagram y la forma, una fotografía de ambos vestidos de sport (él con una camisa de cuadros rojos y negros de franela y ella con un jersey gris de lana) en la que están acaramelados mirándose y sonriendo y en la que la actriz y modelo venezolana luce en su mano izquierda un anillo de compromiso.

EFE / MADRID

La noticia compartida en las redes sociales ya ha recibido numerosas felicitaciones de los fans del cantante, que cuenta con casi dos millones de seguidores.

Un enlace que se esperaba desde hacía tiempo y que ha sido cogido con alegría y felicitaciones por los fans del cantante almeriense y que se esperaba desde abril, cuando Bisbal y Zanetti se inscribieron como pareja de hecho en el ayuntamiento de la localidad madrileña de Ajalvir, tras casi dos años de relación.

Lejos parecen quedar las declaraciones de Zanetti a Efe Estilo en septiembre pasado cuando declaraba que deseaba volver a Venezuela.

Anuncio de boda de David Bisbal, celebrado en las redes sociales

“Me encantaría volver a mi país, por lo menos tener la opción, aunque ahora es un momento muy duro y triste, que no sabemos cómo se va a desarrollar”, explicaba Zanetti, con nostalgia, en alusión a la crítica situación política y social que atraviesa su país.

La joven reconocía que Madrid ha supuesto “todo un descubrimiento” y se ha convertido en su “segundo hogar” , ciudad que disfruta “al máximo”, anhela que Venezuela “vuelva a ser como antes para poder elegir a dónde quiere ir y cuándo”.

Venezuela ha sido el lugar donde desde muy joven comenzó su trayectoria profesional como modelo para luego centrarse en la carrera de actriz, algo que le dio la oportunidad de participar en varias telenovelas latinas como “La vírgen de la calle” o “Amor secreto”.

“En países como Venezuela o Ecuador mi carrera principal era ser actriz, aunque luego pasó a un segundo plano”, ha confirmado Rosanna Zanetti, quien quiere volver a dedicarse al mundo de las series de televisión en España.

España, donde vive desde hace año y medio, también le ha aportado experiencias nuevas, que “nunca podría imaginar”, como la práctica de deportes extremos. “He hecho deportes extremos como rapel, espeleología, o incluso submarinismo”, y donde, por supuesto, ha encontrado el amor.