Alberto y Charlène de Mónaco. / EFE

Complicidad y besos entre Alberto de Mónaco y Charlène en Noruega

La familia monegasca está de visita oficial en el país nórdico para la inauguración de una exposición

JOAQUINA DUEÑAS

Después de un año pasando un auténtico calvario por motivos de salud, parece que la princesa Charlène está suficientemente recuperada tanto física como emocionalmente como para retomar su agenda e incluso los viajes oficiales. La princesa ha viajado junto a su marido, el príncipe Alberto y sus hijos a Noruega con motivo de la inauguración de una exposición en conmemoración del centenario de la muerte del príncipe Alberto I, bisabuelo del actual, que tiene lugar en el Museo Fram de Oslo con el título 'Navegando en el mar de la ciencia, científico y explorador. El príncipe Alberto I y la exploración noruega temprana de Svalbard'. Una visita durante la que se ha podido ver a Charlène y a Alberto dedicarse numerosas muestras de cariño y apoyo con abrazos e incluso un beso en los labios.

Los rumores de problemas entre el matrimonio monegasco han sido siempre recurrentes desde el mismo día de la boda pero se han hecho mucho más fuertes durante los últimos meses en los que la princesa ha tenido que estar separada de su familia para recuperarse primero de una infección y luego de la debilidad que esta le había provocado.

Alberto ha hecho varias declaraciones defendiendo su matrimonio a pesar de lo cual han continuado las especulaciones. Sus últimas palabras al respecto hablaban de «rumores maliciosos» que «nos duelen mucho». «¡Todo esto ha sido una prueba! Una prueba, sobre todo para mi esposa, y también para nuestros hijos y para mí mismo».