Charlene de Mónaco, a su regreso a Palacio. / Afp

Charlene ya está de regreso en Mónaco junto al príncipe Alberto y sus hijos

Una grave infección de oídos, nariz y garganta la ha mantenido seis meses en Sudáfrica, su país de origen

JOAQUINA DUEÑAS Madrid

Charlene ya ha aterrizado en Mónaco. Por fin, después de pasar medio año alejada de su marido, el príncipe Alberto, y de los dos hijos que tienen en común, Jacques y Gabriela, ha viajado desde el aeropuerto King Shaka de Durban hasta Niza en un jet privado facilitado por el Gobierno monegasco. Tras volar durante toda la noche, se ha trasladado en helicóptero hasta Montecarlo, donde le esperaba su familia. Un reencuentro que ha sido posible gracias al visto buen del médico ya que la princesa ha permanecido en Sudáfrica tanto tiempo debido a recomendaciones sanitarias.

Hace seis meses, la esposa de Alberto de Mónaco viajó a su tierra natal para participar en una campaña contra la caza furtiva de rinocerontes puesta en marcha por su fundación. Posteriormente le fue diagnosticada una grave infección de oídos, nariz y garganta derivada de una intervención en la boca que se había realizado antes de trasladarse al continente africano. Charlene tuvo que pasar dos veces por quirófano en el mes de agosto y, de nuevo, una tercera vez a principios de octubre debido a nuevas complicaciones.

El portavoz de palacio señalaba que «la princesa está de buen humor y deseando regresar a casa» mientras su padre, Mike Wittstock, declaraba que «gracias a Dios, por fin está de vuelta en casa». En este medio año en Sudáfrica han sido varias las ocasiones en la que se había considerado su regreso, sin embargo, las sucesivas complicaciones en la salud de la princesa hicieron que esta tuviera que retrasarse. Sin embargo, las últimas noticias parecían confirmar que la exnadadora podría pasar en Mónaco la fiesta nacional del país, el 19 de noviembre, tal como ha sido.

«No puedo esperar más para volver a casa y estar con mis hijos, les echo enormemente de menos. Creo que cualquier madre que haya estado separada de sus hijos durante meses se sentiría como yo», explicaba la princesa a principios del mes pasado. Un reencuentro que ya se ha hecho realidad. En el helipuerto la esperaban Alberto junto a Jacques y Gabriela, de seis años, y la princesa Estefanía, que no ha querido faltar al recibimiento de su cuñada. Charlene ha llegado con un gran ramo de flores para sus hijos que se han mostrado encantados con la vuelta de su madre. Con un vestido de punto beige y abrigo negro, ha llamado la atención su delgadez, algo que ya se había podido apreciar en las últimas instantáneas que la esposa de Alberto II había subido a sus redes sociales.

Durante estos seis meses en los que ha estado fuera han surgido rumores de separación en varias ocasiones a pesar de que tanto Alberto como Charlene se han enviado muestras de amor públicamente. Los dimes y diretes quedaron sofocados el pasado agosto cuando Alberto y sus dos hijos viajaron a Sudáfrica para apoyar a la princesa. De aquel encuentro se facilitaron algunas fotografías a la prensa en las que se veía a la exdeportista olímpica completamente entusiasmada por volver a estar en casa.

Junto a Charlene ha llegado a Mónaco un nuevo miembro de la familia, un perro de raza Rhodesian Ridgeback. Un animal que vendrá a cubrir de cierto modo el hueco dejado por el chihuahua de la princesa monegasca que falleció a finales de agosto por un atropello. La princesa hizo pública la noticia en sus rede sociales con una fotografía del perro en navidad junto a la familia y un texto que decía: «Mi angelito murió anoche, fue atropellada. Te extrañaré mucho. Descansa en paz».

Ahora, juntos de nuevo, la familia podrá retomar su vida con normalidad y pasar juntos momentos relevantes como el viaje previsto a Dubai el próximo día 13, sábado, con motivo de la Exposición Mundial que se celebra en la capital árabe y el mencionado día nacional monegasco, el 19 de noviembre. En cualquier caso, las decisiones sobre nuevos vuelos de Charlene se irán tomando en función de las recomendaciones médicas.