Ana Obregón cumple 65 años sin ganas de fiesta

Ana Obregón alcanzó ayer la edad de jubilación. La actriz, una de las reinas del papel couché, cumplió 65 años en mitad de una de las etapas más difíciles de su vida.

AURELIO MANZANO / MADRID

En 2018 le fue diagnosticado a su hijo Álex un cáncer. A partir de ese momento, la vida de Ana Obregón cambió radicalmente, dando un giro de 180 grados, y con ello sus prioridades. Los posados en bañador, el glamur, los rodajes, las fiestas, los photocalls... pasaron a un segundo plano. Ana se puso el traje de supermadre y se volcó en la recuperación de su hijo, de 27 años. Durante los largos meses que pasó en la ciudad de Nueva York, apenas pudimos ver imágenes de la bióloga. «He tratado de no llorar, y cuando lo he hecho ha sido cuando no estaba delante de mi hijo. He tratado de ser todo lo optimista que puedo ser para transmitírselo a mi hijo», declaraba Ana semanas después de volver del Memorial Sloan Kettering Cáncer Center, de Nueva York.

En estos dos años, Ana no solo se ha encargado de cuidar a su hijo, sino que ha sacado fuerzas para desmentir algunas informaciones erróneas sobre su estado de salud. La última vez, a través de ‘Hoy Corazón’, para aclarar que uno de los recientes ingresos de Álex había sido por una gastroenteritis y no por una recaída de su enfermedad, como se había publicado en algunos medios.

El pasado mes de diciembre durante una de las pocas presentaciones que hacía Ana, contaba cómo afrontaría este 2020. «Tengo unas ganas de Navidad que no veas. He puesto la casa más bonita que nunca. Pasaré la Nochebuena en familia, aunque mi hijo estará con su padre; y la Navidad con todos, incluido él». La actriz también ha estado muy pendiente de la salud de su madre, desde que sufriera un ictus en 2015, del que se pudo recuperar.

En este tiempo, Álex ha tenido que ser ingresado en distintos centros de Madrid, Pamplona y Barcelona. Pero el joven ha luchado y ha tratado de continuar con su vida normal y su trabajo en su agencia de marketing. Paralelamente, Ana estaba organizando la que sería su vuelta al teatro. La obra en cuestión, ‘Falso directo’ dirigida por Sergio Cabrera, iba a ser estrenada estos días en Torrejón de Ardoz, pero, debido al coronavirus y a que Ana está en Barcelona con su hijo, se ha pospuesto.

Tratamiento experimental

El pasado 10 de marzo Álex se trasladaba a Barcelona para recibir un tratamiento experimental en un puntero centro médico. Como no podía ser de otra manera, Ana suspendió todo y se marchó con él. De momento, está volcada completamente en su vástago, e incluso desde el pasado febrero no ha publicado nada en sus redes sociales. Su vida, y su prioridad, es su hijo.

Que Álex salga airoso de este pequeño bache dependerá volver a ver a ‘Anita’, con una sonrisa. Ese es sin duda el mejor regalo de cumpleaños que la ‘jubilada’ actriz podría recibir.