«Tras aplanar la curva sanitaria toca aplanar la curva social»

La consejera canaria de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud, Noemí Santana, además de responsable de Podemos en las islas, reconoce que la aprobación de la renta de emergencia ha sido una batalla porque, aunque todo el Gobierno estaba de acuerdo, había que encontrar «la fórmula». La crisis sanitaria, afirma, acarreará «una crisis social y económica» que el Ejecutivo regional tendrá que paliar.

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO

Luisa del Rosario / Las Palmas de Gran Canaria

— Dependencia reconoce que esta crisis ha dado un «mazazo» al servicio. ¿Cómo lo van a resolver?

— Así es. El servicio de valoración, por protección de la plantilla y de las familias desde el día 13 de marzo se canceló. Esto ha hecho que nos se puedan dar nuevas altas, pero el personal está trabajando en expedientes anteriores. Tenemos los peores datos de la historia reciente por esa falta de valoraciones, pero avanzamos en los expedientes y las personas que ya estaban en el sistema están recibiendo antes la nómina, con un adelanto de diez días. Tenemos que lamentar que los datos van a ser malos, pero agilizamos lo paralizado.

— ¿Eso significa que bajará el número de personas que está en el «limbo»?

— Efectivamente.

— También afecta a al servicio de Discapacidad. ¿Cómo recuperarán el tiempo?

— La crisis sanitaria, desgraciadamente, acarrea un retraso en las valoraciones de dependencia y discapacidad y esperamos que pronto de vuelva a reanudar todo con medidas de seguridad y nuevos protocolos.

— El servicio ya achacaba falta de personal ¿contratarán a más gente?

— Se ha considerado personal esencial así que sí, que podemos plantearnos contratar a más gente para poder atenderlos. Se sacó también una ayuda desde la Consejería para esas entidades que colaboran en la atención domiciliaria y en la atención sociosanitaria con carácter extraordinario. También de los 14 millones de euros que van a llegar del Estado vamos a dedicar parte de ellos, 2,3, y nosotros pondremos otros 2,2, para ampliar la ayuda a domicilio. Estamos tomando medidas frente a unas circunstancias excepcionales. La crisis sanitaria trae consigo una crisis social.

— Con los índices de pobreza que hay en las islas ¿cree que será suficiente?

— En gobiernos progresistas, como es el estatal y el de la comunidad autónoma, la prioridad es proteger con un escudo social a la población. Estamos hablando en las últimas semanas de varias medidas. Ya tenemos el decreto de medidas sociales que, además de las que ya se han tomado, trae consigo otras. Somos pioneros en aprobar el ingreso canario de emergencias. Un ingreso puente hasta que se ponga en marcha ese ingreso mínimo vital estatal. Esto va a ser una inyección muy importante para que las familias puedan consumir en los bienes más necesarios. Muchas de estas personas, para subsistir, acudían a la economía sumergida, a las redes familiares o a los comedores sociales, pero estos recursos se han esfumado. Sabemos de las necesidades de estas familias y las queremos atender a través de este ingreso de emergencia. Va a ser un ingreso ligado a la crisis del Covid-19. Puntual, pero muy potente. Esperamos llegar a 40.000 familias.

— Se llevaba anunciando semanas y no llegaba ¿ha habido mucha batalla interna e el Gobierno canario por esto?

— Todos éramos conscientes de que teníamos que buscar un instrumento que protegiera a los más vulnerables. Ha habido total consonancia en el pacto. Lo que sí es verdad es que cada uno hemos estado valorando la capacidad que teníamos para ponerla en marcha. Cada área de trabajo pone sus requisitos para que esto pueda salir adelante con las garantías jurídicas y financieras. Tiene que haber dinero disponible y queríamos llegar al máximo número posible de personas.

— ¿Una paga de cobro único da?

— Depende, porque va a ir a núcleos familiares. La mínima es de 367 euros, pero según el numero de personas en la familia será de 415, 453 o 478 euros. Es el 75% de la Prestación canaria de Inserción (PCI) que también va en función de los miembros.

— Diría que el Gobierno aprueba antes el rescate por la crisis de Thomas Cook que en esta prestación. ¿Por qué?

— Desde Derechos Sociales hemos estado pelando por esta renta tanto en Canarias como en el Ministerio, en el Estado. Pero es verdad, muchas veces las personas más vulnerables son las más invisibles y cuesta más de que algunos sean conscientes de que hay que atenderlas. Todos ven a los autónomos, que hay que salvar la economía... Pero hay que ser conscientes de que, incluso, la mayoría de economistas cree que la renta que se ingresa en las familias es la que mayor efecto multiplicador tiene en la economía porque se destina toda al consumo. Creo que hay quien no es consciente de esto y criminalizan la pobreza. Como si fuera a ser darle un ingreso a familias que no lo merecen. He visto algunos comentarios bastante reaccionarios al respecto. Hay personas mayores de 50 años sin trabajo. Si el mercado laboral no absorbe esa demanda no les puedes dejar sin ningún ingreso. Hay que hacer un poco de pedagogía. Nadie cuestiona cuando el dinero se da para salvar la crisis de Thomas Cook, como dices.

— ¿Tendrá más peso derechos Sociales después de esta crisis?

— El Pacto de las Flores tiene un especial interés en las necesidades sociales, sin lugar a dudas. Pero esta emergencia sanitaria va a acarrear una emergencia social. Canarias ya tenía una base bastante negativa con respecto al resto del Estado por el mayor número de personas en situación de pobreza extrema. Nuestra función, ahora mismo, después de aplanar esa curva sanitaria que a todos nos preocupa y que parece que en Canarias va bastante bien, nos toca aplanar la curva social y hay que tomar medidas y se van a tomar. Desde el área de Derechos Sociales y deseamos y esperamos que nos acompañen. Y está siendo así. Estamos en colaboración con Educación, con Obras Públicas y Vivienda... Creo que hay mucha gente en este Gobierno de las necesidades sociales que hay.

—¿Hay quien quiere dinamitar el pacto?

— Hay mucha gente que tiene interés en que este Gobierno salga mal parado. Llevaban muchos años en el poder y echan de menos volver a él e intentan, a cada paso que se da, poner cortapisas. Hasta el momento hemos sabido salvar las diferencias, que es normal que existan porque somos cuatro fuerzas políticas, coincidentes, pero no iguales. Es difícil, pero lo importante es que hemos logrado encontrar consensos donde otros querían diferencias.

— ¿Hay un cierto paralelismo con lo que ocurre en el Gobierno central?

— Es por la diferencia en cómo se ha tratado y qué medidas se han tomado en esta crisis, que es sanitaria, pero trae una crisis económica y social como ocurrió en 2008 y las diferentes medidas que tomamos. Cómo el dinero queremos inyectarlo directamente en los hogares y no en los bancos como en 2008, que se entregaron 60.000 millones sin buscar que ese dinero fuera revertido. Creo que mucha gente poderosa no le interesan gobiernos que tomen estas medidas. Parece que algunos solo valoran lo público y solo tienden la mano a lo público cuando tienen el agua al cuello.

— Como representante de Podemos en el Gobierno ¿supuso una crisis la destitución de la consejera de Sanidad?

— Nosotras entendemos que es una decisión del presidente que nombra y cesa a los consejeros.

— Pero con los datos de la pandemia en Canarias tan positivos ¿era el momento de un cese?

— Nosotros siempre hemos valorado de forma positiva el trabajo de Teresa Cruz, pero entendemos que esas decisiones no las toma una sola parte del pacto. Es una decisión que pertenece legítimamente al presidente. Ahora bien, nosotros sí que hemos puesto algo sobre la mesa: que en Canarias, mientras esté Podemos en el Gobierno, la apuesta va a ser por una sanidad pública, de calidad, gratuita y universal. Vamos a apostar firmemente por la sanidad pública.

— ¿Cree que hubo presiones de la sanidad privada?

— Eso es lo que algunos han trasladado. Nosotros lo que vemos es que hay que fortalecer la sanidad pública. De hecho, ahora mismo con esta crisis sanitaria creo que se ha hecho más visible y palpable que nunca el papel protagonista de la sanidad pública ha hecho frente a esta emergencia sanitaria. Que ahora (por el estado de alarma) no hay diferencias entre lo público y lo privado y creo que cuando volvamos a la normalidad, habrá que nombrar en Sanidad a una persona de forma permanente y ahí creo que es cuando hay que apostar por perfiles por personas defensoras de la sanidad pública y así lo ha hecho constar Podemos.

— Superada la crisis ¿ve fuerte el Pacto de las Flores?

—No solo en Canarias se ha hecho presión. Al PP no le gusta que Podemos esté en el Gobierno porque hace que se tomen algunas decisiones, como el ingreso canario de emergencias, que no sabemos si no estuviéramos si se tomarían o no. Esto levanta ampollas y por supuesto que van a seguir en estas dinámicas de ataque constante a Podemos, pero yo espero que tanto el Gobierno del Estado como el de Canarias sean conscientes de que la gran mayoría de la ciudadanía apostó por los pactos de progreso y creo que si se rompieran tendrá que acarrear con la decepción de esa gente.

— ¿Cómo va a influir esta crisis en los presupuestos?

— Lo que se ha hablado en el Consejo de Gobierno es que hay que reflexionar y repensar de nuevo a dónde se van a redirigir los recursos que ahora van a ser menos. Pero siempre se ha puesto sobre la mesa que hay tres áreas donde no se van a tocar: Derechos Sociales, Sanidad y Educación.