Imagen de una manifestación el pasado sábado en el sur de Gran Canaria pidiendo el traslado de los inmigrantes de los hoteles. / JUAN CARLOS ALONSO

Torres insta al delegado del Gobierno a dar datos de seguridad «cuanto antes»

El presidente, que recibe amenazas racistas «a diario», insiste en que las islas «no pueden ser el lugar donde se queden todos los inmigrantes»

B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El presidente del Ejecutivo canario, Ángel Víctor Torres, reclamó ayer al delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, que ofrezca «cuantos antes y con luz y taquígrafos», datos «fiables» sobre la evolución de la delincuencia en las islas «para que todos sepamos realmente si hay una mayor incidencia» y si está relacionada con la población migrante.

Torres reconoció su «preocupación» ante el recrudecimiento del clima de tensión y el incremento de brotes xenófobos y señaló que «la percepción es un aspecto clave en la seguridad ciudadana y parece que en este momento hay una percepción de mayor inseguridad». Por eso, considera «absolutamente imprescindible» que Pestana comparezca para ofrecer información acerca del número de delitos registrados «para que todos sepamos la situación que tiene Canarias, en qué islas, en qué zonas y las causas, y si realmente hay un incremento de inseguridad ciudadana» porque también hay bulos e imágenes falsas, dijo, que generan xenofobia.

En este sentido, se mostró tajante al asegurar que la xenofobia y los delitos de odio deben ser perseguidos, pero también los inmigrantes realicen actos violentos deben ser «deportados inmediatamente». Para ello, reiteró, se deben tener los datos «fiables e indiscutibles».

Torres, que recibe amenazas racistas «a diario» a través de las redes sociales, apuntó que habla casi todos los días con los ministerios competentes en inmigración y ha requerido información a Interior sobre la «libertad de tránsito» para «solventar dudas» acerca de una mayor vigilancia para ese movimiento reglado porque «no cabe parar a nadie que pueda transitar por el Estado español».

En una comparecencia en la sede de Presidencia, también denunció la «hipocresía» del PP, ya que mientras su portavoz en el Ayuntamiento de Santa Cruz dice que Canarias no puede ser una cárcel, en el Congreso piden que no se deriven inmigrantes a la península.

Insistió el presidente en la derivación a otras comunidades porque Canarias «no puede ser el lugar en el que se quede toda la inmigración irregular» y pidió que, igual que se han abierto espacios de titularidad estatal en las islas, se abran otros en el resto del territorio nacional. También pidió a la UE «claridad en sus planteamientos de solidaridad compartida», porque se muestra «tremendamente exigente con la responsabilidad de los que somos frontera pero totalmente laxa con los que deben acoger solidariamente a los que llegan a las zonas frontera».

Por su parte, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales , escribió ayer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para advertirle de que la situación en la isla es «cada vez es más tensa» debido a cómo se ha gestionado la llegada masiva de inmigrantes y de que hay elementos que buscan «hacer daño y generar enfrentamientos».

Apenas 24 horas después de haber manifestado que tiene miedo a que se produzca «una confrontación social» en Gran Canaria por la situación que provoca la permanencia durante meses en la isla de miles de inmigrantes llegados en patera y el rechazo que eso está generando en una parte de la población, Morales ha decidido escribir a Sánchez para pedirle que cambie su política en esta materia, informa Efe.