Ángel Víctor Torres durante el acto. / Acfi Press

Torres dice que la transición energética en Canarias es un camino sin retorno

El presidente de Canarias asistió al acto oficial de la puesta en marcha del cable submarino que interconecta Lanzarote-Fuerteventura

EFE Las Palmas de Gran Canaria

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha expresado este lunes que la transición energética en Canarias es un camino «sin retorno» tras estrenar el nuevo cable submarino de 132 kilovoltios que interconecta Lanzarote y Fuerteventura.

Durante la presentación de la subestación de Playa Blanca (Yaiza), a la que también ha asistido la presidenta de Redeia, Beatriz Corredor, el presidente Torres ha reivindicado la agilidad de su Gobierno a la hora de tramitar este tipo de infraestructuras.

Según ha dicho, para el cable de similares características que conectará Tenerife y La Gomera la Consejería de Transición Ecológica «solo ha tardado seis meses en realizar el informe de impacto ambiental», mientras que para el de Lanzarote-Fuerteventura el anterior gobierno «tardó cinco años», lo que, a su juicio, demuestra las diferencias en la apuesta por la «transición energética justa».

«Este cable significa apostar por la autosufiencia energética y por la descarbonización», ha señalado Torres, que se ha mostrado «contento» con la implicación del Ayuntamiento de Yaiza, de Redeia y del resto de administraciones implicadas.

«Este es el camino. La obra comenzó en 2020, cuando estábamos confinados, y así acortamos los pasos para caminar hacia la autosuficiencia energética y las energías renovables», ha insistido.

También ha declarado que cuando el cuatripartito (PSOE-NC-Podemos-ASG) llegó al Gobierno canario «había menos de 200 inmuebles con energía fotovoltaica, mientras que hoy hay más de 5.000».

«Había menos de 9 megavatios de potencia instalada y hoy nos acercamos a 60. Hemos multiplicado esa apuesta por las energías renovables», ha apuntado.

Para Torres, estas medidas se traducen en abaratamiento en el precio de la luz y sirven para preservar el planeta, cuidar las ocho islas y situar a Canarias como un lugar estratégico y único en este aspecto que es capaz de utilizar recursos como el aire, la luz, el mar y el agua para generar energía de manera limpia.

«Eso es lo que quieren los canarios. La prueba es que la ley canaria de cambio climático, que aprobaremos en esta legislatura, es la que más aportaciones ha tenido de toda la sociedad canaria», ha concluido Torres.