Torres avanza en la reconstrucción isleña

15/05/2020

El presidente del Gobierno tuvo este jueves una apretada agenda, con reuniones con los grupos parlamentarios, como el PP, NC y Sí Podemos y las federaciones de ayuntamientos (Fecam) para perfilar el pacto canario que se aplicará tras la pandemia

El viceconsejero de Presidencia del Gobierno de Canarias, Antonio Olivera, avanzó ayer que el Ejecutivo tendrá a final de mes el marco financiero del Pacto de Reconstrucción y apeló a agentes políticos, económicos y sociales a mantener vivo el «espíritu» de consenso alcanzado en el pasado para renovar el REF y el Estatuto de Autonomía.

En una rueda de prensa celebrada tras la reunión del presidente canario, Ángel Víctor Torres, con el PP y la Federación Canaria de Municipios (Fecam), Olivera indicó que el esfuerzo de todas las partes es poner sobre la mesa los «elementos de unión» y aceptar que habrá «renuncias», como han hecho empresarios y sindicatos, por ejemplo.

«A final de mes tendremos el panorama necesario para plasmar el pacto en un plan concreto, pero hay otras consideraciones como cambios normativos que no cuestan dinero pero permiten movilizar la economía», sañaló, resaltando la simplificación administrativa, que se puede promover con decretos leyes pero necesitan ser «validados» en los parlamentos.

Por eso, comentó que «todos» los implicados en el pacto tienen que comprometerse para que lo que se defiende en Canarias tenga una posición «fuerte» ante el Congreso, el Senado y el propio Estado, como ocurrió en los procesos de renovación del REF y el Estatuto, algo que fue «muy útil».

En esa línea, insistió en que todos deben «ser generosos» y fijar una posición común para ayudar a Canarias a salir de esta situación «tan compleja». «Con un pacto unánime será más fácil conseguir defender esos posicionamientos ante el Estado», agregó.

Olivera reconoció que la pérdida de recursos de Canarias «será notable» pero valoró el principio de acuerdo alcanzado el miércoles con el Ministerio de Hacienda para poder utilizar el superávit de la comunidad autónoma.

Además, señaló que habrá una «compensación» por la caída de recaudación de los tributos propios y Canarias «mejorará sustancialmente» en el reparto del fondo no reembolsable de 16.000 millones al estimarse que se incluyan como variables el número de PCR realizadas y el peso demográfico. «Vamos dando pasos, no está cerrado del todo pero estamos perfilando un acuerdo concreto con números», señaló.

Olivera, que participó ayer tarde también en los encuentros con Nueva Canarias y Sí Podemos, reconoció algunas diferencias con la propuesta de pacto del PP, más allá de su exigencia de fichas financieras concretas, especialmente con la bajada de impuestos. Así, defendió las medidas de aplazamiento o ampliación de plazos del Ejecutivo y buscar una «posición intermedia» que permita poder desarrollar los compromisos de gasto y al mismo tiempo que los tributos no sean muy gravosos.

En esa línea abogó por no «hacer pruebas» con la estructura fiscal para poder mantener el nivel de ingresos y compensar la pérdida de actividad con el superávit, los remanentes de la corporaciones locales y el endeudamiento. Sobre otras propuestas que se han puesto sobre la mesa, el viceconsejero comentó que se trabaja en alguna flexibilización de la Ley del Suelo y la ley de contratos públicos para poder impulsar la inversión privada.

En cuanto a la estabilización de las plantillas de trabajadores públicos, señaló que «preocupa» especialmente en la sanidad, cuya consejería inició un trabajo en la época de Teresa Cruz para ir acabando paulatinamente con la «precariedad» de la concatenación de contratos. Comentó que «es un tema de largo recorrido» y que se abordará en el reforzamiento del sistema sanitario de los próximos meses.