Borrar

«Solo se puede avanzar en esta tierra desde el consenso»

Le queda un pleno para despedir la legislatura y para despedirse también de la primera línea de la política. Al menos por ahora. Carolina Darias (Gran Canaria, 1965) hace balance y deja un mensaje para los diputados que saldrán elegidos en los comicios de mayo: diálogo y consenso son imprescindibles, y más en Canarias. Y no duda en defender la utilidad del trabajo de sus señorías.

Domingo, 24 de marzo 2019, 05:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

— En su momento fue saludado como un hito que una mujer llegase a presidir el Parlamento canario. ¿Qué ha pasado para que al confeccionar su partido las candidaturas, usted esté fuera?

— Esa mujer a la que usted se refiere ha tenido distintas responsabilidades en toda mi trayectoria pero sin duda esta es la más importante. Después de eso, creo que era necesario un punto y aparte, hacer una reflexión sobre adónde me llevaría el camino. Eso hice y lo hice ante mi agrupación; dije que no era un adiós, sino esa reflexión. Puede ser un punto y aparte, punto y seguido o punto final.

— ¿Pero hay un plan b pactado con la dirección del Partido Socialista, que es ser elegida senadora autonómica después de las elecciones de mayo?

— Yo no tengo plan b. Cuando anuncié ante mi agrupación, en Las Palmas de Gran Canaria, que no iba a concurrir a este proceso electoral, dije que no tenía plan b. Mi hoja de ruta es acabar y acabar bien. ¿Eso quiere decir que no se me puede plantear algo? Puede ser y yo lo sopesaré. Pero a día de hoy no hay nada.

— ¿Qué está pasando en esta legislatura? Se va usted, se van José Miguel Ruano y Antonio Castro, se va un diputado que ha despuntado, como Juan Márquez... ¿Se está descapitalizando el Parlamento?

— Cada uno tiene una lectura diferente. Yo personalmente me encuentro en la mejor situación personal y políticamente hablando también. Es verdad que a los tres compañeros que ha citado les tengo la máxima consideración, por lo que han sido y lo que han aportado Ruano y Castro, y Juan Márquez ha sido una de las revelaciones positivas de esta legislatura.

— Acaba de emplear el término pero esta ha sido una legislatura de momentos tensos, incluso broncos. ¿Eso se queda dentro del hemiciclo y al salir al pasillo se olvida todo y vuelven a ser compañeros? ¿Hay demasiada teatralización en el Parlamento?

— No creo que sea teatralización. Las relaciones personales en el Parlamento son muy buenas y yo he visto, como usted dice, debates intensos, vehementes, en algunos casos, pero pocos, ásperos y rudos, pero la regla general es que se mantiene la cortesía parlamentaria. Esas relaciones personales me han permitido que el consenso sea uno de los aspectos fundamentales de esta legislatura. Es verdad que se habla del ruido pero ha habido más consenso que disenso en esta legislatura.

— ¿Estamos preparados para un Parlamento canario con ocho grupos políticos o más?

— ¿A nivel político o a nivel de infraestructura?

— A nivel de infraestructura ya sabemos que hay que hacer obra para meter a diez diputados más.

— -En infraestructuras hay que hacer no solo obras en el salón de plenos, que deben acabar a finales de mayo, pero políticamente hablando será más complicado, con un Parlamento más fragmentado. A mí me gustaría que fuese un pluralismo razonable, donde el diálogo y el entendimiento sigan siendo posible. Solo se puede avanzar, en especial en esta tierra, desde el acuerdo y el consenso.

— Como presidenta, ¿está satisfecha con la reforma que se hizo del sistema electoral: es una reforma insatisfactoria o es un punto de partida?

— Es un punto de partida pero sobre todo es un logro que forma parte de un éxito colectivo, que es el Estatuto de Autonomía. Y ha sido un éxito por varias razones: por la propia trayectoria del Estatuto, porque es un reconocimiento a quienes fueron capaces de sacarlo en la pasada legislatura; porque a lo largo del camino se consiguió que se sumaran más fuerzas políticas; y porque si lo elevamos y lo vemos en el contexto nacional, hemos sido la única autonomía capaz de sacar un texto que incluye más competencias, más autogobierno, más derechos de ciudadanía y con un nuevo sistema electoral que significa más democracia. Y todo ello en un escenario de tensiones territoriales importantes. Creo que Canarias lanza un mensaje claro al resto de autonomías y al país: es posible el acuerdo sin tensiones, consiguiendo más. Por tanto, estoy muy satisfecha.

— Acaba de hacer un discurso que parece casi nacionalista.

— ¿Por qué?

— Se parece mucho al de CC para desmarcarse del soberanismo catalán.

— Es que no es un discurso unívoco. Lo que estoy contando es cómo nació la reforma del Estatuto, con el sello del PSOE desde el inicio y también sello nacionalista. Después se sumaron PP, NC, Ciudadanos y Podemos con aportaciones, aunque no lo apoyó finalmente. Eso es un logro para Canarias, con un muchos padres, madres, hijos e hijas. Si algo soy es socialista pero este es un éxito de toda Canarias, incluidas muchas organizaciones cívicas y sociales que también contribuyeron a mejorar el Estatuto. Eso nos ha permitido ser, por ejemplo, la primera autonomía en suprimir los aforamientos, en conseguir una reforma del régimen electoral que venía siendo demandado desde hace tiempo y donde el Parlamento ha hecho un trabajo importante en la comisión de estudio.

— Ya que menciona los aforamientos, ¿no se le pasó a nadie por la cabeza poner una disposición transitoria para aclarar qué pasaba con los aforamientos en procesos judiciales en curso?

— A veces la realidad supera a la propia regulación jurídica, como en cualquier faceta de la vida.

— ¿Le preocupa o le incomoda, o hay que aceptarlo como fruto de la democracia, que un partido como Vox pueda entrar en el Parlamento?

— Creo que la democracia es tan grande que permite que incluso aquellas formaciones que cuestionan en muchos aspectos la propia esencia de la democracia estén representadas. Lo que espero es que el resto de formaciones tengan un mejor resultado y que esas formaciones no estén representadas, pero respetando el derecho de todos a votar a quienes quieran. Me preocupan los retrocesos. Me preocupa que habiendo avanzado logros tan importantes en este país desde que dejamos la dictadura, esos logros estén ahora en tela de juicio, como puede ser la memoria histórica, para la reparación, para encontrar la verdad o para nada menos que dar sepultura a las víctimas... Espero que la fuerza de la democracia esté por encima de estos fenómenos que respeto pero que deseo que no vayan a más.

— Hablemos de algunos sambenitos que tiene el Parlamento. En esta legislatura la Mesa y usted se han empeñado en abrir las puertas de la institución y hacer muchas actividades. ¿Qué pasa, que tras casi 40 años de autonomía todavía hay que explicar qué hace el Parlamento?

— Hay que hacer pedagogía política siempre, en todo momento y en todo lugar. En el Parlamento se hacen muchísimas cosas pero para que se valoren, hay que conocerlas. Así lo entendieron la Mesa y la Junta de Portavoces. Por eso hemos querido hacer un Parlamento abierto, cercano, a pie de calle.

— ¿Cómo se hace pedagogía de las dietas de los parlamentos?

— Explicando muchísimo a qué van destinadas, en qué nivel estamos respecto a otros parlamentos. Quizás el Parlamento que más se asemeja a nosotros por la configuración territorial es Baleares; pues bien, las dietas de Baleares son superiores a las nuestras.

— Pero el coste de la vida en Baleares también es mayor.

— Pero cuando hablamos de dietas hablamos de desplazamientos, no de aviones o barcos, porque eso lo cubren los vales que damos a los diputados, las pernoctaciones y la manutención. ¿Por qué unos cobran más que otros? Es verdad que ese debate está y lo que hemos hecho es transparentar. Cuando llegamos, estábamos en el segundo lugar a la cola y ahora estamos los segundos a la cabeza en transparencia. ¿Ahora se cobra más? No. Ahora se sabe lo que se cobra y antes no se sabía.

— ¿Y esto de que los presidentes de cabildos puedan ser parlamentarios? ¿No deberíamos plantearnos que el gobierno insular exige dedicación exclusiva?

— La posición mayoritaria de la Cámara ha sido poder seguir ostentando esa doble condición. Si me pregunta a nivel personal, siempre he defendido que una persona, una responsabilidad institucional. Pero la mayoría no lo ha visto así.

—Hablando de cabildos, en esta legislatura hubo una sesión especialmente tensa en la Comisión de Cabildos. Ahora tenemos un Estatuto que refuerza la autonomía. ¿Cree que los cabildos tienen claro ya su papel respecto al Parlamento?

— Es una asignatura pendiente.

— ¿Fue aquel uno de sus peores momentos como presidenta del Parlamento?

— Ese fue uno de los peores, sí. Bueno... el otro día con la votación del reglamento también fue complicado para ver cómo superar aquella votación. Pero aquel sí fue difícil por el conflicto institucional y creo recordar que llegué a pedir respeto al Parlamento. Con buenas formas, pero había que hacerlo. Hubo un cruce de declaraciones que fue desagradable por lo que se dijo y por los tonos. Ahora el nuevo Estatuto da más competencia a esa Comisión de Cabildos y, sin embargo, en la última reunión no fueron los que tenían que ir, con lo que parece que se queda descafeinado. Por eso digo que es algo a mejorar en ese engranaje.

— Una pregunta a la militante socialista: ¿comparte que estamos a las puertas de un cambio de ciclo en Canarias?

— Creo que se pueden dar esas circunstancias. Hay quienes dicen que estamos ante un cambio de era... Estamos ante un momento tan crítico, incluso porque ya vemos que no hay un planeta alternativo para seguir con el modelo de consumo actual... hemos visto ese cambio de ciclo en Andalucía por el propio transcurso del tiempo y pudiera ser que en Canarias también se diera si el electorado así lo quisiera.

— También a la militante socialista: teniendo claro que en Canarias nunca ha habido mayoría absoluta y que ahora ese listón está más alto, con 36 diputados, ¿quién desea que protagonice ese cambio de ciclo? ¿El PSOE con quién?

— No lo sé. Me gustaría que el PSOE ocupe la centralidad pero lo digo como militante. Sigo siendo la presidenta del Parlamento y quiero mantener la neutralidad del cargo hasta el final. Como militante es lógico que desee que mi partido gobierne pero lo digo desde el respeto a todas fuerzas políticas.

— ¿El mejor momento como presidenta?

— Varios: el encuentro de mujeres parlamentarias africanas; el concurso escolar como iniciativa de ese Parlamento a pie de calle; la participación en la Conferencia de Presidentes de Parlamentos y presidirlos; la dimensión internacional creo que ha sido importante; nuestro informe sobre movimientos migratorios y derechos humanos, y el reconocimiento obtenido por parte del Programa de Desarrollo de Naciones Unidas a la estrategia canaria de localización de la Agenda 20-30.

—La última: ¿cree que pasará mucho tiempo hasta que veamos a una mujer en la Presidencia del Gobierno canario?

— En esta legislatura, a nivel de parlamentos autonómicos, las presidentas hemos sido mayorías, sin embargo en los ejecutivos, no. Es un reto en el que hay que avanzar.. En el ámbito regional y en el nacional.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios