Imagen de archivo de personas esperando ante el comedor de Cáritas. / Juan carlos alonso

Solo un 8% de los canarios en riesgo de pobreza recibe el ingreso vital

El archipiélago es la segunda comunidad que menos prestaciones recibe aunque tiene el mayor índice de población pobre, el 28%

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

De los casi 2,2 millones de habitantes de Canarias, 608.424 (el 28%) están en riesgo de pobreza. Sin embargo, solo 50.108 de estas personas están amparadas por el ingreso mínimo vital (IMV), lo que supone un 8,24%, según los datos hechos públicos ayer por la Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales de España.

Esta circunstancia se produce a pesar de que el archipiélago registra los índices de pobreza más altos de toda España junto con Extremadura, que la supera en una décima.

Por el contrario, respecto a las prestaciones de IMV que recibe es la tercera más baja, solo superada por Baleares con un 7,23%, aunque su tasa de pobreza es de un 16,1%, y Cataluña, que con un porcentaje de pobreza del 15% tiene una cobertura del 7,83%.

El País Vasco tiene un 9% de personas en riesgo de pobreza y el 22% de ellos recibe este ingreso y en Navarra lo recibe el 28% del 9,6% de población vulnerable, lo que muestra una distribución muy desigual.

Umbral de pobreza

A nivel nacional, el informe de la Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales en España indican que unicamente el 13,35% de la población bajo el umbral de la pobreza en todo el país se ha beneficiado del ingreso vital, es decir, 1.176.187 personas.

De ellas, algo más de 500.000 son menores de edad. Además, 213.219 hogares reciben el complemento de ayuda a la infancia. El IMV llega a 461.788 hogares , a pesar de que se han tramitado casi 1,9 millones de solicitudes.

Con estas cifras, se constata que el ingreso mínimo vital alcanza solo la mitad de los beneficiarios previstos (el 51%), todavía quedan más de 1.100.000 por incorporar al IMV para llegar al objetivo de los 2.300.000 personas previstos por el Gobierno al comenzar su implantación.

Colas del hambre

La Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales subraya que el Gobierno llega «a duras penas» a la mitad del objetivo de que en pocos meses, el ingreso mínimo llegaría a las 800.000 familias que malviven en la pobreza extrema.

Mientras, señalan, las «colas del hambre deberían avergonzar a los gobernantes» y tendrían que ser noticia «la denuncia continua de la impericia del Gobierno en la gestión de la vacuna contra la pobreza», que es el IMV.

Indica además que desde marzo se han incorporado a la prestación 111.000 personas, lo que evidencia que el ritmo se ha ralentizado respecto al anterior trimestre. Se pasó de una media de 80.000 perceptores nuevos al mes entre enero y marzo a 37.000 entre marzo y junio.