Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 23 de julio
Imagen de personas haciendo cola ante Cáritas. Juan Carlos Alonso
El ingreso vital solo llega al 12% de los pobres en las islas

El ingreso vital solo llega al 12% de los pobres en las islas

La cuantía media mensual de esta prestación por persona es de 171 euros y por hogar 491 euros

B. HERNÁNDEZ

las palmas de gran canaria.

Sábado, 13 de mayo 2023, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En España, unicamente el 20,8% de la población bajo el umbral de la pobreza se ha beneficiado del ingreso mínimo vital (IMV), es decir 1.752.467 personas -de los cuales 755.752 son menores- que conforman 611.029 hogares.

A pesar de que en el último año se ha aumentado el ritmo de concesiones y favorecido la incorporación de nuevos perceptores, no son suficientes para que esta prestación alcance los objetivos previstos cuando se aprobó hace ya tres años.

En el caso de Canarias es aún peor. El ingreso mínimo sólo llega al 12,3% de la población pobre de las islas, que recibe una cuantía media mensual por persona de 171 euros y por hogar 491 euros, según los datos de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales.

Esta escasa cobertura solo se ve superada, a la baja, Baleares, ya que el porcentaje de personas bajo el umbral de la pobreza que cobra esta prestación es de 11,4% y, ligeramento por encima se encuentra Cataluña con el 14,5% de la población cubierta.

En general, denuncia la citada organización, esta ayuda llega de manera desigual a las comunidades, ya que frente a estas autonomías con escasa permeabilización de este sistema de ayudas se sitúan Ceuta y Melilla (con 43,2% y 40,3% respectivamente), La Rioja (32,7%) o Aragón (28,3%) que están a la cabeza.

Sin ejecutar

Lo más sangrante es que el Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, que dirige José Luis Escrivá, dejó sin ejecutar 453 millones de euros del presupuesto con el que contaba el IMV el año pasado, y los devolvió a las arcas del Estado. Esta cantidad haría podido sacar de la pobreza a 250.000 personas, según sus cálculos.

Aún así, en el último año ha aumentado el ritmo de concesiones y favorecido la incorporación de nuevos perceptores. En cualquier caso, no son suficientes para que esta prestación alcance los objetivos previstos cuando se aprobó hace ya tres años, ya que el 1.7 millones de personas beneficiadas de esta prestación son unicamente el 20,8% de la población bajo el umbral de la pobreza.

Además, esta cifra supone el 76% de los beneficiarios previstos, es decir que todavía quedan casi 550.000 personas beneficiarias por incorporar al Ingreso mínimo vital para llegar al objetivo de los 2.300.000 personas previstos inicialmente.

Los profesionales del sector hacen hincapié en que solo una de cuatro solicitudes es aprobada y el resto es denegada. Entienden que una de las causas que pueden explicar esta circunstancia es «quizá el sistema de gestión implantado, a través de la web y sin apoyo de ningún personal que conozca los requisitos y el proceso, o quizá la imposibilidad de conseguir cita presencial en las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) en los últimos tiempos», que además provoca un «desperdicio de tiempo de los ciudadanos en la solicitud y del INSS en la gestión».

Laberinto burocrático

La Asociación de directoras y gerentes de servicios sociales denuncia que el Ministerio de Inclusión y la Seguridad Social continúan sin articular las medidas de coordinación con la red de servicios sociales previstas en la ley y que harían que este ingreso llegara a más personas en situación de pobreza.

Ante esta situación, reclaman un impulso aún mayor para incorporar en la gestión a los servicios sociales de atención primaria porque consideran que los servicios sociales comunitarios «son una red capilar que llega a toda la ciudadanía independientemente del municipio en el que reside».

Sin embargo, desde el Ministerio no se ha establecido ninguna coordinación, algo que hubiera ayudado de manera clara a la implantación del IMV «haciendo que mejorase la situación económica de las familias». Además, subraya que «el laberinto burocrático» de esta prestación ha hecho que, «en la mayor crisis social de la historia, el IMV se haya implantado a un ritmo mucho más lento de lo previsto».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios