Los dirigentes del PSOE Ángel Víctor Torres (d) y Sebastián Franquis, en foto de archivo. / JUAN CARLOS ALONSO

Sectores del PSOE presionan para que Franquis asuma Organización y salvar el conflicto con Hidalgo

Esta opción requeriría ofrecer un contrapoder a Tenerife para compensar que los dos cargos más importantes del partido estén en manos de Gran Canaria

B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Distintos sectores del Partido Socialista en Canarias, y sobre todo en Gran Canaria, vienen «trabajando» en los últimos días para que Sebastián Franquis sea nombrado secretario de Organización regional en el congreso que se celebra la próxima semana. De esta manera, indican, esta Secretaría tendría al frente de este área a una persona «con autoridad y recorrido» pero, fundamentalmente, supondría una salida al conflicto generado en Gran Canaria por la dirección insular. Tanto el consejero de Obras Públicas y actual dirigente en esta isla como el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, aspiran a liderar la organización, pero hasta el momento todos los esfuerzos por conseguir un acuerdo se han mostrado infructuosos.

Una vez que Ángel Víctor Torres ha revalidado su liderazgo al frente del Partido Socialista de Canarias -solo se presentó su candidatura en el proceso de primarias-, el congreso debe elegir la ejecutiva regional en la que el máximo dirigente debe hilar fino para conseguir no solo el equilibrio territorial sino entre las distintas familias del PSOE, una circunstancia que ya se produjo en el anterior cónclave. Si estaba claro desde hace tiempo que el actual secretario de Organización, el palmero Jorge González, iba a ser relevado de su cargo, también parecía que su sustituta iba a ser la diputada y presidenta del Grupo Parlamentario Nira Fierro.

Sin embargo, el enconamiento de la situación en Gran Canaria, sin que ninguno de los dos candidatos aún no oficiales haya dado muestras de dar su brazo a torcer, ha generado un problema que, en el menor de los casos, es «incómodo» para Torres. Y es que si Franquis ha sido una de las personas más cercanas en su trayectoria política, Hidalgo es visto por Ferraz como un valor en alza que representa la renovación que pide la dirección federal. Por este motivo, se aplazó el congreso insular, previsto para diciembre, asamblea que aún no tiene fecha.

El partido ha ofrecido al líder de Gran Canaria «cualquier puesto que quiera ocupar, incluida la Presidencia del Parlamento para una próxima legislatura». Sin embargo, hasta el momento ha rechazado cualquier opción que no sea seguir peleando por la dirección insular. Ahora, una salida posible a este enfrentamiento es la «subida» de Franquis a la cúpula de la dirección regional y dejar el camino libre al alcalde capitalino para que concurra, primero a la dirección del partido en Gran Canaria y después a la Presidencia del Cabildo de Gran Canaria.

Los sectores que trabajan para que Franquis se incorpore a la Secretaría de Organización insisten en que este cargo debe estar en manos de un dirigente con «peso» y «experiencia» y que «cuando llame a la puerta de un secretario insular o local, sepa quien es y acepte su autoridad».

La salida de Fierro de las quinielas para ser 'número' dos del partido no genera ninguna complicación en Tenerife, puesto que es una apuesta del secretario general y presidente del Gobierno. Sus apoyos, más allá de Tacoronte, su municipio y donde ha sido concejala, no son fuertes y la dirección insular «no la considera su propuesta».

En cambio, esta isla -que mantiene la unidad en torno al secreario insular y presidente del Cabildo, Pedro Martín- estaría «dispuesto a ceder» y que Gran Canaria ocupe los principales puestos de la ejecutiva regional a cambio de disponer de cargos que equilibren ese poder, por ejemplo, las dos vicesecretarías, que ahora ocupan Nira Fierro y la grancanaria Elena Máñez, actual consejera de Economía y Empleo.