Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 27 de febrero
Alberto Rodriguez se propone llegar hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Cober
«El PSOE utilizó la sentencia del Supremo para librarse de un diputado incómodo»

Alberto Rodríguez

Exdiputado de Podemos y líder de Drago

«El PSOE utilizó la sentencia del Supremo para librarse de un diputado incómodo»

Proceso judicial. ·

Dos años después de que le quitaran el escaño el Constitucional le da la razón, pero asegura que no va a parar hasta que se anule la condena

Sábado, 20 de enero 2024, 22:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Dos años después de la sentencia del Tribunal Supremo que tuvo como consecuencia la retirada del escaño, el Constitucional le da la razón. ¿Siente que se ha hecho justicia?

– Solo en parte. Es una victoria parcial, porque evidencia lo que mucha gente sabía y era un clamor, que no había ninguna justificación para que se le hurtara la representación en el Congreso a más de 64.000 canarios y canarias que me votaron. Pero es solo una victoria parcial, porque vamos a ir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos y no vamos a parar hasta que se demuestre mi inocencia, hasta que se demuestre que se me condenó injustamente y sin pruebas por unos hechos que no ocurrieron y que yo ni siquiera estaba allí, y en contra hasta de la declaración del policía que estaba al mando que reconoció que no me había visto. No voy a parar hasta que la condena sea anulada.

Uno de los magistrados del TC emitió un voto particular muy contundente, en el que acusa al Supremo de haberle hurtado el derecho a la presunción de inocencia, ¿cómo lo valora?

– Lo primero que tengo que decir es que no puedo hacer una valoración en profundidad porque la sentencia todavía no está en muestro poder. Desde el primer momento hay una dinámica de indefensión jurídica porque en todo este proceso siempre me he enterado de todo por la prensa antes de que se me comunique oficialmente. No nos han pasado la sentencia y por tanto no he podido leer los votos particulares, pero si se confirma lo que adelantan los medios de comunicación, el voto concurrente del magistrado Ramón Sáez Valcárcel señala algo gravísimo, porque lo que viene a poner sobre la mesa es que la sentencia del Supremo estaba preconfigurada y solo se tuvieron en cuenta las declaraciones que servían para establecer una condena, y por tanto eso invalida la presunción de inocencia y el derecho a un juicio justo.

El TC señala que con la condena que le expulsó del Congreso usted sufrió un «desproporcionado sacrificio», ¿espera que esto tenga algún tipo de consecuencias?

– Ya las ha tenido, porque el gran beneficiario político de todo esto es el PSOE. Lo que ha pasado es una utilización política de los tribunales. Si no, ¿cómo se justifica que menos de 24 horas después de la sentencia del Supremo se articulara la comunicación con el legislativo y Meritxell Batet me expulsara del Congreso, mientras que para resolver un recurso de amparo con medidas cautelarísimas el Constitucional tardara más de dos años? La valoración política es clara: el Supremo me condenó injustamente y Meritxell Batet actuó como brazo ejecutor a las órdenes del PSOE para quitarse de en medio a un diputado molesto, de eso no hay ninguna duda.

De hecho, todavía queda un segundo recurso de amparo pendiente contra Batet.

– Sí, presenté dos recursos, uno contra la condena del Supremo y otro contra la retirada del escaño. Estamos a la espera, y cuando tengamos todo lo estudiaremos e iremos como digo al Tribunal Europeo de Derechos Humanos para que se haga justicia. Pero no solo a mí, sino para evitar que algo así se repita, porque es un caso claro de criminalización de la protesta. Lo que han buscado los poderes del Estado es mandar un mensaje a los que se manifiestan para defender sus derechos: no se les ocurra protestar ni organizar manifestaciones, porque podemos destrozarles la reputación y la carrera profesional a nivel judicial y mediático. Por eso es fundamental que nadie se apropie de la victoria que supone la sentencia del Constitucional, porque hay que valorarlo como un dique a esa política de criminalización.

¿Qué le parece que los dirigentes de Podemos hayan salido ahora en tromba a celebrar la sentencia del TC y a denunciar se cometió un caso claro de 'lawfare', pese a que usted en su día no se sintió apoyado por el que era su partido?

– Ahora pueden poner en las redes sociales palabras grandilocuentes, pero antes Podemos y ahora Sumar presionaron de una manera u otra para que se ocupara el escaño. No es ético que se intenten apropiar de una victoria que no es mía, sino del movimiento social, porque son fuerzas que menos de 24 horas después del robo del escaño y desde el máximo nivel del Gobierno, en vez de pensar alternativas o hacer algo para revertir la situación, lo que hicieron fue presionar a las personas que iban en la lista electoral. A estas personas dignas les agradezco que se mantuvieran firmes contra la cacicada y se negaran a que el escaño se ocupara hasta que se resolviese judicialmente, porque estuvieron sometidas a mucha presión durante muchos meses. Esa es la realidad.

En el plano personal, ¿cómo ha gestionado el desgaste de un proceso tan prolongado?

– Bueno, siempre he dicho que cuando entras en política para defender unas ideas con honestidad y valentía tienes que tener claro que hay que dedicarle mucho tiempo y energía, y que te van a dar leña por todos lados. El coste personal puede ser muy alto porque si eres incómodo van a ir a por ti. Pero eso cuando me presenté ya sabía y lo asumí. Yo estoy muy orgulloso de lo que hice en el Congreso, igual que lo estoy de lo que hago ahora como concejal de La Laguna, pero más allá de lo personal, que no es lo más importante, lo que más me afecta y me indigna es que tantas iniciativas en las que llevábamos tiempo trabajando en representación de Canarias, como la defensa de los espacios naturales, sobre seguridad social o inmigración, se hayan ido a la basura. El resto lo llevo con normalidad, volví a mi trabajo en la fábrica, y lo que te llevas es la satisfacción cuando han contribuido a hacer algo que cambia la vida de la gente para bien.

¿Tras salirse de la plataforma Sumar, su partido, Drago Canarias, ha decidido ya si se presentará a las elecciones europeas de junio?

– Nosotros nos presentamos al 23J dentro de Sumar porque el acuerdo era que se iban a respetar las diferentes voces, pero eso no ha ocurrido, no se ha tenido en cuenta a Canarias ni se ha contado con Drago para la elaboración programática del acuerdo de gobierno, ni el talento canario joven y formado para la elaboración de los equipos. Como no tenemos ataduras, estamos manteniendo contactos discretos con distintas fuerzas y veremos lo que sale de ahí. Llegado el momento se discutirá será una decisión colectiva de la asamblea.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios