El senador del Partido Popular, Sergio Ramos, durante una sesión de control al Gobierno en Madrid. / EFE

La ponencia migratoria del Senado agoniza tras un año de bloqueo del PSOE

Sergio Ramos (PP) acusa al Gobierno estatal de ordenar que no se hable de inmigración para ocultar la situación de Canarias

Loreto Gutiérrez
LORETO GUTIÉRREZ Madrid

En noviembre de 2020 se puso en marcha en el Senado la ponencia que estudia el fenómeno de la inmigración, con el objetivo de extraer conclusiones y proponer medidas para mejorar las respuestas a futuras crisis migratorias como la de Canarias. Un año después de su puesta en marcha y a falta del informe final, la ponencia agoniza bloqueada por el PSOE -no se ha convocado ninguna reunión desde junio- y sin previsión de que se vaya a reactivar. El plazo para culminar los trabajos acaba en diciembre, junto con el periodo de sesiones parlamentarias.

«Es insólito y asombroso que el grupo socialista se permita paralizar una herramienta institucional como si se tratase de un órgano de partido», señala el senador del PP por Gran Canaria, Sergio Ramos, «pero sobre todo es una falta de respeto a las más de 30 personas que durante varios meses comparecieron en la ponencia para aportar su opinión y su experiencia», añade.

El PSOE no ha dado ninguna explicación pública sobre los motivos del bloqueo, ni lo ha hecho tampoco de forma interna al resto de grupos parlamentarios. En septiembre hubo solo un mensaje de la portavoz socialista para anunciar que «debido a diferentes circunstancias, no estamos en condiciones de convocar la próxima reunión de la ponencia de migraciones». Señalaba entonces el PSOE su intención de seguir avanzando en los trabajos mediante reuniones bilaterales con los demás partidos, que no se han llegado a producir.

El plazo para culminar los trabajos de la ponencia acaba en diciembre, con el periodo de sesiones de la Cámara Alta

«La realidad es que el Gobierno ha dado la orden directa de frenar la ponencia del Senado y ha impuesto que no se hable de inmigración», denuncia Ramos, «para tratar de ocultar lo que pasa en Canarias, porque no interesa tener una ponencia viva reuniéndose cada semana y sacando a la luz el problema migratorio».

El senador popular destaca que un año después de que se pusiera en marcha el órgano de estudio, la situación en las islas «es peor, las cifras de llegadas son mayores y sigue muriendo hombres, mujeres y niños» en su intento de alcanzar las costas canarias. La próxima semana, en la reunión de la comisión de Migraciones de la Cámara Baja, el PP va a solicitar formalmente la reactivación de la ponencia para ultimar el informe de conclusiones. «El PSOE tiene que mover ficha», afirma.

También el senador autonómico de CC, Fernando Clavijo, considera «inexplicable» el bloqueo del órgano de estudio y ha presentado una queja formal en la Cámara denunciando la actitud del grupo parlamentario socialista, al que acusa de poner excusas y tener «secuestradas» las conclusiones que deberían servir de herramienta para abordar la crisis migratoria. El senador nacionalista mantiene que la negativa del PSOE a terminar los trabajos y aprobar el dictamen supone una «absoluta falta de respeto a las ONG, profesionales y expertos -entre ellos el Defensor del Pueblo- que pasaron por la ponencia» y una falta el respeto también a Canarias, porque la crisis migratoria, lejos de terminar, ha costado la vida a un millar de personas en 2021 y se ha convertido en uno de los peores dramas humanitarios de Europa».