Al menos 800 personas han fallecido en la Ruta Canaria este año

El colectivo Caminando Fronteras dio a conocer ayer un informe en el que destaca que cinco personas han muerto cada día intentando llegar a España

EFE Madrid

Una media de cinco migrantes ha muerto cada día tratando de llegar a España durante el primer semestre de 2022, lo que supone un total de 978 víctimas, según el informe 'Derechos a la vida' presentado este miércoles por el colectivo Caminando Fronteras. De esas muertes, 800 se han producido en la Ruta Canaria, la más mortífera.

De esas casi 1.000 víctimas, calcula la organización, 938 perdieron la vida en las rutas marítimas de acceso a España –la Canaria, la del Estrecho, la del mar de Alborán y la argelina– mientras que 40 murieron debido a la violencia policial en el intento de cruzar la valla de Melilla del pasado 24 de junio, 37 durante el salto y 3 en los días posteriores.

Del total de migrantes fallecidos en este semestre, 118 eran mujeres y 41 eran menores. No obstante, el 87,8% de las víctimas están desaparecidas, pues no se ha podido recuperar su cuerpo. Además, los datos que hechos públicos por Caminando Fronteras apunta que 18 embarcaciones han desaparecido con todas las personas que iban a bordo.

  • 28 naufragios se han registrado en lo que va de año de embarcaciones que han salido de la costa africana intentando llegar al archipiélago. Un total de 18 barcazas han desaparecido en el trayecto hacia España y han desaparecido todos los ocupantes que iban a bordo.

Los datos evidencian que la ruta más mortífera ha sido la canaria (800 víctimas y 28 naufragios), seguida por la argelina (101 personas muertas o desaparecidas en 11 hundimientos), la del mar de Alborán, en la que han fallecido 35 personas en tres naufragios y la del Estrecho (2 y 2).

Aunque las rutas del Estrecho, del Alborán y la argelina sean menos transitadas, el riesgo aumenta debido a la omisión del deber de socorro de las autoridades, denuncia el informe.

«Los medios de rescate no se activan, o se hacen muy tarde en lo que concierne a las embarcaciones alertadas. Esto sucede sobre todo en Alborán, Baleares y en los rescates de la zona Atlántica coordinados por Marruecos», subraya el informe de la organización no gubernamental hecho público.

Falta de coordinación

Entre las negligencias que se detectan, alerta de que no se despliegan los medios de búsqueda con suficiente celeridad a pesar de tener la posición de las embarcaciones, ni los medios aéreos cuando ya hay personas que han caído al agua.

También destaca la ausencia de coordinación entre las autoridades españolas y los países fronterizos.

A lo largo del primer semestre de 2022, los meses que registraron mayor número de muertes y desapariciones fueron enero y junio, con 306 y 290 víctimas respectivamente.

Los migrantes -«que han recorrido el mundo para morir en las costas españolas», recalca el informe- provienen de 23 países diferentes entre los que destacan Argelia, Marruecos, Mauritania, Nigeria, Burkina Faso, Bangladesh, Sri Lanka o Yemen.

Estas personas fueron expulsadas de su territorio, expone la organización, debido a los conflictos bélicos, el empobrecimiento agravado por el cambio climático y la falta de trabajo, la violencia machista y contra los colectivos LGTBI y la represión contra activistas de derechos humanos.

La ruta más mortífera

Los informes semestrales de la organización Caminando Fronteras evidencian que la Ruta Canaria es la más mortífera para los migrantes que salen de la costa africana. A principios de este año, la organización ya dio a conocer que en este trayecto murieron 4.016 personas en 2021 en un total de 124 naufragios de los que tuvo constancia y pudo realizar un seguimiento. Los datos documentados indican además que durante ese año desaparecieron 83 embarcaciones con todas las personas a bordo.

Esta cifra supone el 91,18% de los 4.404 migrantes que perdieron la vida o desaparecieron en el mar en su intento de llegar a Europa. Los números de 2021 duplican el registro del año anterior, cuando los fallecidos contabilizados por este colectivo alcanzaron los 2.170, es decir que el incremento fue en 2021 del 103% respecto a 2020.