CC y NC afrontarán juntos las elecciones generales del 10N

28/09/2019

Los dos partidos nacionalistas renuevan la coalición electoral pese a las reticencias que el acuerdo genera tanto en uno como en otro lado. Pedro Quevedo se afianza como cabeza de lista al Congreso por Las Palmas y María Fernández le sustituirá en la última parte de la legislatura

Las negociaciones llevadas a cabo por Coalición Canaria (CC) y Nueva Canarias (NC) acaban en la firma de un acuerdo que les permitirá confluir en una coalición electoral al modo de la que suscribieron en el año 2004.

Sin embargo, la consecución de este acuerdo no resultó fácil. Después de que los negociadores se enfrascaran en reuniones a lo largo de todo el día, la Ejecutiva Nacional de Coalición Canaria y su Comité Ejecutivo no dio el visto bueno hasta pasadas las nueve de la noche. Pulidos así todos los detalles, los dos partidos nacionalistas enviaron un comunicado en el que informaron que Pedro Quevedo tomaría posesión de su escaño si resulta elegido el 10 de noviembre durante los dos primeros años y medio de la legislatura y el resto, la candidata de CC, María Fernández.

A primera hora de la tarde, la organización que dirige Román Rodríguez aceptaba que su candidato al Congreso de los Diputados por Las Palmas, Pedro Quevedo, compartiera con la aspirante de CC que concurre por la misma provincia, María Fernández, el tiempo de escaño, tal y como planteó Coalición. Partiendo de la idea de que la próxima legislatura nacional dure cuatro años, se barajó como tiempo a compartir bien tres años uno y el cuarto, la otra, o exactamente la mitad (dos años y medio) para cada uno.

La cesión de NC fue posible después de que los negociadores de Coalición Canaria admitieran que el candidato de Nueva Canarias encabezara la lista desde la primera parte de la legislatura.

El día anterior, el coordinador autonómico, Luis Campos, criticó la pretensión del partido que dirige José Miguel Barragán, de acaparar las dos cabezas de lista en ambas provincias canarias.

Sin embargo, no todos en CC ni en NC estuvieron dispuestos a ceder. En el primer caso, fuentes próximas a la negociación señalaron el rechazo del senador y expresidente del Gobierno autonómico, Fernando Clavijo a compartir listas.

Según esta versión, el dirigente nacionalista defendió las expectativas de renovación que prácticamente toda la organización atribuye a María Fernández, al haber obtenido 34.775 votos en la convocatoria de abril, solo 1.500 papeletas por detrás de las que refrendaron a Pedro Quevedo. Pese a ello, cabe recordar que ambos se quedaron sin escaño.

En cambio, otras versiones sostienen que las mayores reticencias surgieron en la organización insular de Gran Canaria, al ver relegadas las posibilidades de Fernández.

En lado de NC, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, ya expresó días atrás su negativa a respaldar la confluencia con Coalición Canaria el 10 de noviembre.

Morales fue, en los últimos cuatro años del anterior mandato, el centro de la diana de los más destacados dirigentes de CC, a los que, por otro lado, siempre reaccionaba. De este modo, se ha mantenido un conflicto que pervive a día de hoy.

Con el acuerdo que se suscribirá en las próximas horas entre Coalición Canaria y Nueva Canarias queda definitivamente zanjada la otra opción que barajaron los nacionalistas de Román Rodríguez, la apertura de conversaciones con el Partido Socialista Canario (PSC).

Dirigentes de esta última formación manifestaron desde el primer momento que era improbable reavivar el acuerdo firmado en 2016. La vicesecretaria de Acción Política, Elena Mañez, dijo días atrás que «no está contemplado».