La ejecutiva acude a Ferraz y un afiliado capitalino al comité de ética

Las dudas sobre el censo del PSOE abren otra bronca entre ‘familias’

09/02/2018

El escaso margen de votos que separó al nuevo líder local del PSOE en la capital, Miguel Ángel Pérez, de su adversario en primarias, Augusto Hidalgo, generó suspicacias que han acabado en otra bronca en el seno del partido. La dirección local ha pedido de oficio una aclaración a Ferraz, mientras un militante ha reclamado ante el comité regional de ética y garantías.

Los siete votos que convirtieron a Pérez en secretario de la Agrupación socialista más importante de Canarias levantó resquemores entre sus adversarios y generó una ola de rumores y sospechas sobre la limpieza del proceso y posibles irregularidades en el censo de afiliados.

Desde el primer momento, el secretario de Organización capitalino, Aridany Romero, mantuvo que las primarias fueron totalmente limpias y reiteró que el censo se cerró por la dirección federal y ya no se introdujeron cambios. Para reafirmar su posición, apuntó que en la primera reunión de la nueva ejecutiva, que se celebró el martes, se decidiría llevar este asunto a Ferraz, así como las declaraciones públicas de quienes hubieran apuntado que existían irregularidades.

Al respecto, Miguel Ángel Pérez insistió ayer en que se han requerido medidas disciplinarias a Ferraz contra los compañeros que les acusan de un «delito» en estas elecciones en Las Palmas de Gran Canaria y ponen a su disposición toda la información para acreditar la legalidad del proceso.

Sin embargo, el descontento de los adversarios se ha materializado ahora y un militante ha presentado una reclamación ante la ejecutiva regional que, de manera automática, la ha transferido al comité regional de Ética para que «analice si existió un fraude censal».

En este sentido, explican que este registro se cerró ante el proceso de primarias federal y, para Las Palmas de Gran Canaria, los datos para la elección del secretario local no coinciden con los emitidos entonces. Detallan que «ésta no es la primera vez que pasa, pero ahora estamos dispuestos a tirar de la manta».

«El censo sólo lo maneja Ferraz»

Negativa. La nueva dirección del PSOE en Las Palmas de Gran Canaria quiso desde el primero momento atajar cualquier acusación respecto a posibles irregularidades en las elecciones a la Secretaría local celebradas recientemente. El secretario de Organización, Aridany Romero, anunció que en la primera reunión de la ejecutiva se enviaría este asunto a Ferraz para que actuara «de oficio».

Bajas. Explicó que en octubre, en las elecciones en las que Sebastián Franquis fue elegido secretario insular, la Agrupación capitalina tenía 810 militantes. En las primarias locales el censo se redujo hasta las 774 personas. Detalla que las bajas se producen cuando «un afiliado deja de pagar dos cuotas» pero que, en todo caso, son datos que maneja Ferraz y que no se pueden alterar en Canarias.