El PP cifra en 218 millones lo que cuesta el «chiringuito» del pacto

07/11/2019

La portavoz del grupo Popular critica que el Gobierno del cuatripartito se dé a la «fiesta del gasto y el derroche» al incrementar los créditos del sector público y asistentes del vicepresidente

Solo le ha bastado una semana desde que entró el proyecto de ley de presupuestos de 2020 en el Parlamento para que la portavoz del grupo del Partido Popular (PP), Australia Navarro, anunciara ayer que presentarán una enmienda a la totalidad.

No es solo el «sablazo fiscal» lo que motiva la iniciativa de los conservadores, sino también el hecho de que cifren en 218 millones lo que cuesta el «chiringuito», término que dejaron de emplear en los últimos años, cuando salvaban los presupuestos de Coalición Canaria.

«Por supuesto que lo recuperamos -contestó Navarro- porque este Gobierno progresista, al que tanto se le llena la boca hablando de gasto social, lo que hace es entregarse a la fiesta del gasto y del derroche superfluo», explicó.

Para el PP, el chiringuito del cuatripartito lo representan varios departamentos ligados al presidente Ángel Víctor Torres, y al vicepresidente, Román Rodríguez -asistencias técnicas, Dirección General de Apoyo y Coordinación, Dirección General del Gabinete, etc...-, pero sobre todo el sector público.

La portavoz subrayó su «sorpresa» al encontrarse con que «el Gobierno que venía hacer cambios lo que ha hecho es incrementar en 15 millones las partidas para las sociedades mercantiles y en 400.000 euros, a las fundaciones». El presupuesto destinado a todo el sector público suman los 218 millones que el PP censura.

La portavoz no se atrevió a afirmar que su partido aboga por la desaparición de todo ese conglomerado público, «pero no tiene ninguna justificación incrementar las partidas», advirtió. Por eso, anunció que en la enmienda a la totalidad instarán al Gobierno a que realice una especie de «auditoría» con el propósito de reducir este tipo de gasto.

Mientras tanto, el diputado portavoz en la Comisión de Presupuestos, Fernando Enseñat, calificó las cuentas autonómicas de «espejismo».

Según los cálculos que ha hecho al analizar el proyecto de ley, Enseñat afirmó que, «de los 352 millones que el Gobierno dice haber incrementado el gasto social, el 60% financia el Capítulo de Personal».

En Educación, el porcentaje llega al 90% «y no precisamente para reducir el ratio alumnos por aula, ni tampoco para cumplir con la ley puesto que no se alcanza ni de lejos el 5%, sino el 3,9% del PIB». En Sanidad, «el 80% del gasto ni incrementa la plantilla, ni reduce las listas de espera», criticó el diputado.

El PP también observa que el presupuesto para Dependencia aumenta «solamente 10 millones, aunque para personal se reduce en 270.000 euros».

Ambos, Navarro y Enseñat, arremetieron contra la dirección del presupuesto autonómico al aplicarse dentro de un escenario de «desaceleración profunda». Denunciaron que el impacto de la subida fiscal será de «168 millones de agujero en los bolsillos al ciudadano». A pesar de los informes de la AIReF y del Ministerio de Hacienda, mantuvieron su defensa de ahondar en la bajada de impuestos.