El cuatripartito saca sin ningún problema sus primeras cuentas

22/11/2019

El proyecto de ley de presupuestos para 2020, confeccionado por primera vez por el Gobierno del Partido Socialista Canario (PSC), Nueva Canarias (NC), Sí Podemos y Agrupación Socialista Gomera (ASG), pasó ayer la primera prueba de fuego al imponerse a las tres enmiendas a la totalidad que presentaron Coalición Canaria (CC), Partido Popular (PP) y el grupo Mixto. Pese a que los 30 diputados presentes de la oposición arroparon en bloque dichas enmiendas, las 35 señorías del cuatripartito evidenciaron su mayoría parlamentaria.

El vicepresidente y consejero de Hacienda del Gobierno, Román Rodríguez, se fajó en defender la subida de los impuestos que incorporan los presupuestos, dado que fue uno de los asuntos en los que CC, PP y el grupo Mixto focalizaron sus críticas. «La política fiscal identifica la ideología de los organizaciones y nuestra política es justa, progresiva y pensando en la mayoría social», afirmó.

Rodríguez combatió el «atraco fiscal» del que le acusó cometer la portavoz del grupo Popular, Australia Navarro, con el recuerdo del aumento del IVA que decidió hacer el expresidente del Gobierno estatal, Mariano Rajoy, en 2012. También recurrió al pasado para refutar los argumentos del portavoz del grupo Nacionalista, José Miguel Barragán, al referirse a la «contundente presión fiscal» subiendo el IGIC y creando cuatro nuevos impuestos en tiempos del Gobierno que presidió Paulino Rivero -compartido con el PSC, si bien este último detalle fue obviado-.

Aún así, el debate se tornó en bronca directa entre Rodríguez y Navarro, al insistir ésta en que «no es verdad que solo los ricos vayan a pagar la subida de los impuestos».

La dirigente del PP le emplazó a buscar otras alternativas para obtener mayores ingresos públicos como luchar con más ahínco contra el fraude fiscal. «Si tiene amigos -le advirtió el consejero a la portavoz-, avíseles porque vamos a luchar contra la economía sumergida con firmeza absoluta» y tanto es así, enfatizó, que «la Agencia Tributaria Canaria será el brazo armado para perseguir el fraude fiscal».

El vicepresidente rebatió algunas de las «trampas del presupuesto» observado por CC, como la relativa a los 27 millones consignados para la renta ciudadana y que los nacionalistas apuntan que ésta aún no existe.

«El presupuesto apuesta por proteger a los más débiles -aseveró Román Rodríguez- y por eso, hemos ampliado la Prestación Canaria de Inserción (PCI) hasta que tengamos la renta ciudadana. Esos 27 millones se empiezan a consumar con la amplitud de la PCI», aseguró.

El responsable de Hacienda insistió en que la «moderada» subida fiscal procurará un «razonable, prudente» aumento de los ingresos públicos para «proteger a los más débiles», pero sin olvidar los sectores productivos, cuyos recursos suben en su conjunto por encima de la media del crecimiento presupuestario. «¡Si esto parece magia, señor Barragán! -bromeó en su última réplica al grupo Nacionalista-; un presupuesto que aumenta 211 millones, sube el gasto social, el gasto en los sectores económicos y mantiene la inversión».

La mayor novedad del debate presupuestario la puso el propio consejero de Hacienda y presidente de Nueva Canarias (NC) al conceder rectificaciones y mejoras en algunos créditos propuestas por CC.

Así, Román Rodríguez aseguró haberse dado cuenta a través de la enmienda a la totalidad de los nacionalistas de lo poco que se ha dedicado a la lucha contra las drogodependencias. Igualmente, dijo estar dispuesto a nominar más partidas del gasto territorializado y reducir la bolsa común y, sobre los sexenios, «cabe alguna opción», pero pidió ser «muy prudentes» en la redacción de la enmienda.