«Gran Canaria lleva cuatro años paralizada»

26/02/2019

El candidato del PP al Cabildo, Marco Aurelio Pérez, aboga por revisar el Plan de Ordenación Insular, «el gran corsé que frena las inversione en la isla». Defiende su gestión como alcalde para que Loro Parque construya su parque en El Veril

ETIQUETAS:
- pp

El candidato del PP al Cabildo de Gran Canaria, Marco Aurelio Pérez, se postuló ayer como la mejor opción para «sacar a la isla de la parálisis» política en la que a su juicio ha quedado varada la administración insular durante estos cuatro años de gobierno de Antonio Morales (NC). «Es difícil recordar una acción en esta legislatura con la cual los grancanarios nos sentamos identificados», resumió Pérez en el encuentro con líderes del PP celebrado en la sede de CANARIAS7.

El alcalde de San Bartolomé de Tirajana anunció que en caso de que consiguiera la presidencia del Cabildo de Gran Canaria en las elecciones de mayo, una de sus primeras decisiones sería revisar el Plan de Ordenación Insular (PIO) de Gran Canaria, «el gran elemento que frena las inversiones en esta isla, y el gran corsé que limita el desarrollo de esta isla desde el punto de vista turístico, pero también industrial, agrícola, y sanitario».

Pérez defendió además su gestión como alcalde de San Bartolomé de Tirajana a la hora de intentar superar las barreras que se levantaron en Canarias en enero de 2001, cuando el entonces presidente del Ejecutivo regional, Román Rodríguez dictó, el primer decreto de moratoria para frenar la creación de nuevas camas turísticas. Desde entonces, lamentó, municipios como el del sur de Gran Canaria «han arrastrado restricciones a la construcción de nuevos hoteles que no han podido resolver».

Pero el aspirante a presidir el Cabildo explicó que durante la legislatura pasada, el Gobierno de Canarias, la Corporación insular y el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana consiguieron «poner sobre el papel, en el Boletín Oficial» el Plan para la Modernización, Mejora e Incremento de la Competitividad Turística del Municipio en el Área de Maspalomas, con el que «se desbloquearon prácticamente todas las licencias de renovación y construcción de establecimientos alojativos, comerciales y de ocio».

Pero recordó que una denuncia promovida por otro partido político que buscaba «un defecto de forma» ha provocado que los tribunales impidan aplicarlo», lo que hace que «determinadas inversiones no sean catalogables dentro del Plan General de San Bartolomé de Tirajana».

El alcalde de San Bartolomé de Tirajana, Marco Aurelio Pérez, afirmó ayer que el consistorio ha apostado «desde el minuto uno de la legislatura anterior porque el parque acuático Siam Park se instale en el sur de Gran Canaria». Y culpó de nuevo al actual Gobierno del Cabildo de Gran Canaria que lidera Antonio Morales (NC) de haberse «desentendido» de los compromisos que adquirió el anterior Ejecutivo insular del PP para impulsarlo.

Pérez aseguró que, lejos de poner impedimentos, el Ayuntamiento sureño, con él al frente, «ha facilitado todos los cambios urbanísticos necesarios para la materialización de la inversión proyectada por Loro Parque», como «el cambio de trazado de la línea del ferrocarril, o declarando la zona de El Veril donde se levantará suelo urbanizable».

Pero explicó que cuando Morales accedió a la presidencia del Cabildo, en 2015, «se negó, con todo su derecho, a mantener los compromisos que había adquirido del Ejecutivo anterior para ayudar a desarrollar infraestructuras en la zona, como la canalización, o el traslado de las redes de saneamiento».

A partir de ese momento, relató Pérez, el promotor del Siam Park «pretendía que el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana hiciera frente a estas inversiones». El candidato del PP al Cabildo de Gran Canaria insistió en que, por su parte, el consistorio sureño, «lo único que pide al promotor es que para convertir un suelo urbanizable en urbano cumpla «con una normativa muy sencilla que contempla la obligación de ceder el 10% de unidades de aprovechamiento, y que en este caso supone la nada despreciable cifra de 2,8 millones de euros de ingresos para las arcas municipales».

«La empresa, después de mucho explicárselo los técnicos municipales, ha entendido que para obtener la licencia de construcción debe presentar un proyecto de urbanización que cumpla con la legalidad, y a partir de este momento, las cosas comenzarán a caminar más rápido», concluyó Pérez.