Imagen de archivo de Domínguez a la llegada a los Juzgados. / C7

Caso Mascarillas: más contratos y nuevas imputaciones

El magistrado instructor destaca la relevancia de la declaración de Rayco González, que reveló sus contactos directos con Conrado Domínguez

FRANCISCO JOSÉ FAJARDO FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

El juez instructor del caso Mascarillas, Francisco Javier García García-Sotoca, dictó este lunes un auto en el que decreta el secreto de las actuaciones. Lo fundamenta en el «giro radical» de los acontecimientos tras la declaración la pasada semana del empresario Rayco Rubén González, administrador único de RR7.

Asimismo, en el auto advierte de la posibilidad de extender la investigación a más personas, esto es, nuevos imputados, así como la práctica de nuevas pruebas. Señala también la posibilidad de analizar otros contratos suscritos por la administración durante el estallido de la pandemia.

En aquella declaración, el dueño de RR7 reveló que sí había mantenido contacto directo con Conrado Domínguez, director del Servicio Canario de Salud, extremo que este negó en sus declaraciones.

En el caso están investigados hasta la fecha Rayco Rubén González, Conrado Domínguez, Ana María Pérez (ex directora general de Recursos Económicos del Servicio Canario de Salud) y tres familiares del dueño de RR7.

Esta empresa recibió 4 millones de euros por un millón de mascarillas que no fueron entregadas a Sanidad.

El fiscal Anticorrupción, Javier Ródenas, presentó querella por presunta prevaricación administrativa, tráfico de influencias, estafa agravada y blanqueo de capitales.

En el auto el juez menciona también la filtración 'ad nauseam' de datos de la instrucción, si bien hasta este lunes no existía secreto de la misma. El secreto que ya opera sobre la instrucción se extiende por un plazo de un mes.

En cuanto a esos contactos entre el director del Servicio Canario de Salud y Rayco Rubén González, este periódico desveló que se produjeron en mayo de 2020, cuando se estaba negociando el contrato de los 4 millones de euros.

¿Cómo entró en contacto una empresa de compraventa de coches, sin experiencia en el sector sanitario, con un integrante del comité creado por el Gobierno de Canarias para atender la emergencia sanitaria? El nexo común lleva a dos nombres: por un lado, Osvaldo Lastras y, por otro, a Samuel Machín. Lastras es amigo de Conrado Domínguez de hace años, una amistad que se remontan a cuando ambos, de jóvenes, jugaban al balonmano. Y Lastras es entrenador personal, como también lo ha sido Samuel Machín, con quien tiene a su vez una relación de amistad. Machín es quien conoce al dueño de RR7 y le facilita el contacto con Conrado Domínguez.

En marzo de 2020 se creó el citado comité en el seno del Gobierno ante la irrupción de la covid-19. Domínguez era entonces secretario general técnico de la Consejería de Obras Públicas, con Sebastián Franquis al frente. Tenía amplia experiencia en Sanidad porque había sido director del Servicio Canario de Salud en el Gobierno de Fernando Clavijo, cuando los socialistas salieron del Ejecutivo y José Manuel Baltar entró en Sanidad en sustitución de Jesús Morera.

Precisamente la presencia de Conrado Domínguez en ese comité generó diferencias con la entonces consejera de Sanidad, la socialista Teresa Cruz. Tanto ella como la entonces directora del Servicio Canario de Salud, Blanca Méndez, fueron relevadas y Domínguez retornó al frente del SCS en septiembre de 2020, tras una etapa de interinidad de Antonio Olivera en el cargo y después de la breve etapa de Alberto Pazos.

En todo ese periodo quien sí se mantuvo en su cargo en el SCS fue Ana María Pérez. En su declaración ante el juez señaló que ella dio trámite administrativo a las «órdenes» que recibía de Conrado Domínguez.

Del silencio a dejar en evidencia al gestor de la Sanidad canaria

Rayco Rubén González optó, por recomendación de su abogado, por acogerse en su primera comparecencia ante el juez y las partes del caso Mascarillas. Por su parte, Conrado Domínguez señaló a Samuel Machín, como ya había hecho ante el fiscal Anticorrupción, como la única persona con la que habló en representación de RR7. El jueves todo salta por los aires al desvelar Rayco Rubén González que sí habló directamente con Domínguez y aportar los mensajes.