Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 16 de julio
El presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Manuel Marchena (derecha). Efe
Marchena asegura que la inmigración ilegal y la trata de personas ocultan tragedias

Marchena asegura que la inmigración ilegal y la trata de personas ocultan tragedias

El jurista ha participado en las jornadas sobre Inmigración y Derechos Humanos que todos los años se celebran en Canarias bajo la organización del Consejo General del Poder Judicial y el Gobierno autónomo

Efe

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 22 de septiembre 2023, 15:24

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo (TS), Manuel Marchena, ha destacado este viernes que la inmigración ilegal y la trata de seres humanos son fenómenos «con muchas caras» y detrás de los cuales «se agazapa una tragedia».

El jurista ha participado como ponente en las jornadas sobre Inmigración y Derechos Humanos que todos los años se celebran en Canarias bajo la organización del Consejo General del Poder Judicial y el Gobierno autónomo, en esta ocasión en la isla de Fuerteventura.

Marchena ha insistido en que inmigración y trata tienen «una incuestionable dimensión jurídica», pero que más allá de ello también implican cuestiones económicas, sociales, geográficas y éticas, por lo que los juristas no pueden quedarse únicamente «con el frio análisis de la tipicidad de un hecho».

Una doble dirección

En ese sentido, ha dicho que los problemas a los que se enfrenta el Supremo en esta materia «operan en una doble dirección». «De una parte, por las dificultades para obtener un testimonio incriminatorio de la víctima debido al pacto de silencio que le impone el temor a represalias personales y económicas, que se extienden también sobre la familia que ha quedado en el país de origen», ha señalado.

Por otro lado, «cuando la víctima se libera de ese pacto de silencio y declara su peripecia vital, el problema se origina por las críticas de las defensas de los acusados a la credibilidad de una persona extranjera a la que nuestro sistema le otorga permiso de residencia si colabora con las autoridades».

Es por ello que ha subrayado que esta última circunstancia no puede, por sí misma, atribuir una «sospecha de inveracidad» al testimonio de la víctima, pero ha abogado por la «necesidad de una valoración reforzada que atienda a otros datos que actúen como elementos de corroboración probatoria».

Inmigración y trata ya no van siempre de la mano

Ha recordado Marchena que la víctima de trata «sufre siempre el miedo que le imponen su propia vulnerabilidad y el temor a las represalias», y que es alguien que ha vivido «una tragedia» que puede deberse a «pobreza, enfermedades, conflictos armados o catástrofes humanitarias».

«La víctima del delito de trata se convierte en el objeto sobre el que se proyectan los actos de explotación, sufre la cosificación de su propia dignidad», ha apuntado después de rematar que la trata no deja de ser «la vergonzante actualización de la esclavitud».

En su ponencia, titulada 'Inmigración ilegal y trata de seres humanos en la jurisprudencia del Tribunal Supremo', ha defendido, no obstante, que ambas ya no van siempre de la mano necesariamente.

«Cualquier mujer, sea cual sea su residencia, puede llegar a ser víctima potencial de la trata de seres humanos», ha añadido.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios