Malestar en CC por el empeño de Oramas en actuar «por libre»

09/12/2019

La diputada nacionalista mantiene públicamente su rechazo a apoyar un Gobierno en el que esté Podemos con ayuda de ERC y Bildu, en contra de la consigna del partido de guardar sus cartas hasta que las formaciones que son determinantes desvelen su intención de voto para la investidura.

ETIQUETAS:

Loreto Gutiérrez / MAdrid

Con el panorama político sin despejar y la incertidumbre sobrevolando la investidura de Sánchez, la posición de CC frente a la eventual formación de un Gobierno progresista en aún más incierta. La confusión que rodea la intención de voto de la formación nacionalista se debe en buena medida a la contradicción entre la dirección del partido, partidaria de contribuir al desbloqueo político pero sobre todo de esperar a ver qué hacen los demás, y la postura de su representante en el Congreso, Ana Oramas, que no oculta su rechazo a facilitar un Gobierno en el que esté Unidas Podemos, y menos si es con la necesaria colaboración de fuerzas independentistas como ERC y Bildu.

Pese a que desde su partido le han sugerido en repetidas ocasiones que guarde silencio o al menos que adopte un tono neutral en sus declaraciones, Oramas ha optado por hacer caso omiso y mantiene, tanto en privado como en público, que no se ve votando a favor de la alianza PSOE-Unidas Podemos. Apela la diputada nacionalista a la coherencia y a la necesidad de cumplir el compromiso que adquirió durante la campaña del 10N, en la que aseguró por activa y por pasiva que nunca se sumaría a un acuerdo con la formación morada.

Especialmente mal han sentado las declaraciones que realizó la diputada durante la jornada de constitución del Congreso el pasado martes, justo al día siguiente de que el secretario general de CC, José Miguel Barragán, y el presidente de NC, Román Rodríguez, se reunieran con la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, para sondear un posible acuerdo de investidura. Los dirigentes de las dos formaciones, que concurrieron en alianza al 10N, pactaron no poner líneas rojas y dejar abierta la puerta a un posible apoyo si su voto fuera determinante a cambio del cumplimiento de la agenda canaria, aunque condicionaron todo a la postura de ERC, cuya abstención es indispensable para hacer presidente a Sánchez.

La dirección de CC confiaba en que tras la primera toma de contacto oficial con el PSOE Oramas no volviera a desmarcarse de la estrategia fijada, pero la parlamentaria nacionalista -que en última instancia es quien tiene que emitir el voto en el Congreso- se mantuvo en sus trece, y en línea con lo que adelantó en la rueda de prensa que ofreció unos días antes, apostó claramente por un acuerdo entre partidos constitucionalistas que permita un gobierno del PSOE en minoría.

«A los que tenemos sentido de Estado nos preocupa la deriva tomada y creemos que hay otras alternativas», expuso, «yo no pierdo la esperanza de que se reconduzcan las cosas, siempre he dicho que en la vida hay que tener coherencia y mantener la palabra dada, pero sobre todo poner los intereses de las personas por encima del de los partidos», añadió.

La posición de Oramas ha encontrado respaldo en parte del ala tinerfeña de CC, que quiere someter a consulta el pacto PSOE-Unidas Podemos, y la comparten a título personal el expresidente del Cabildo, Carlos Alonso, y el exalcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez. La dirección nacionalista asume que Oramas «va por libre» pero garantiza que a la hora de votar la diputada, igual que el resto del sector crítico, acatará la decisión que adopte el Consejo Político Nacional del partido.