Los carteros, a la espera de protección

26/03/2020

En Canarias hay dos oficinas de Correos cerradas por dos posibles contagiados y cerca de cincuenta personas en cuarentena, mientras que a nivel nacional la empresa ya ha registrado 43 afectados y 400 empleados en cuarentena

ETIQUETAS:

Un posible caso de coronavirus en la oficina de Correos de Arucas y otro en la de Tegueste (Tenerife) mantienen estas oficinas cerradas y a cerca de 50 empleados en cuarentena. Además, en las oficinas de Primero de Mayo, en Las Palmas de Gran Canaria, entre 30 y 40 carteros se negaron esta semana a realizar el reparto por no disponer de material de seguridad -mascarillas, geles individuales y guantes- según explicó el delegado de CC OO, Ángel Cabanillas, quien subraya que a nivel nacional ya son 43 personas afectadas por el coronavirus en esta empresa pública y 400 las que deben guardar la cuarentena. Además, subraya que, a pesar de las medidas apuntadas por la dirección de la compañía para reducir el número de personas en un mismo turno, y rebajar con ello las posibilidades de contagio, la realidad es que las condiciones de muchas oficinas y de su personal hacen imposible que trabajen, por ejemplo, días alternos, como se había propuesto inicialmente. «A día de hoy, seguimos teniendo situaciones en las que varias personas deben trabajar en espacios muy pequeños, sin poder guardar las distancias mínimas de seguridad».

Este el día a día con el que se están encontrando los trabajadores y trabajadoras de esta empresa pública que se quejan de que el material de protección está llegando «tarde y mal, cuando llega». Por eso, a nivel provincial se preparan denuncias individuales de cada oficina para presentarlas ante la Inspección de Trabajo porque ni las mascarillas ni los geles individuales han llegado a las oficinas «y los guantes se agotaron».

Tampoco pueden seguir en muchas zonas las instrucciones para reducir el personal en las oficinas o que trabajen días alternos. Como ejemplo, señala Ángel Cabanillas que en Playa Blanca (Lanzarote) «hay seis empleados y tres no están trabajando por ser personal de riesgo. Esto implica que los otros tres están trabajando todos los días».

Por otro lado, el representante sindical destaca que la actividad, aunque ha bajado, sigue siendo importante en las oficinas y en el caso de algunas, como en Puerto del Rosario, «permanentemente hay cola en la puerta para entrar». En este caso, son los militares del Regimiento Soria los que esta semana mantenían el orden para acceder a la oficina. «Se están portando de maravilla con nosotros», detalla Ángel Cabanillas.

En cuanto a los carteros y carteras, continúan realizando en la calle el trabajo habitual, «sin contemplar ninguna excepción por el estado de alarma más allá de los paquetes que vienen directamente de China». Si bien estos envíos procedentes del gigante asiático no se están entregando, el dirigente sindical apunta que si han pasado primero por otro país europeo, y por tanto se ha modificado su etiqueta, sí se distribuyen. En cuanto a la paquetería y correspondencia normal, se hace manteniendo una distancia prudente, dejando todas las cartas posibles en los buzones o, en caso de que fuera necesario ser atendido por los usuarios, dejar los paquetes en el suelo.

Hace hincapié el representantes del sindicato CC OO que «pretendemos mantener la cordura» en este estado de alarma provocado por la emergencia sanitaria «y preservar la salud de todos los empleados de Correos, pero también para evitar ser agentes de contagio a través de nuestro trabajo, que queremos seguir desempeñando como un servicio público esencial y con la mejor calidad posible, aún en estas circunstancias».