Los candidatos miden su fuerza

Salvo sorpresa del militante gomero Pompeyo Curbelo, serán Patricia Hernández, Ángel Víctor Torres y Juan Fernando López Aguilar los candidatos que en menos de un mes se someterán a la evaluación de los militantes del Partido Socialista Canario para convertirse en su nuevo secretario general.

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ

Hasta ese momento, los tres aspirantes han iniciado una campaña «militante a militante», como dice Patricia Hernández, y en la que la primera muestra de fuerza será recabar los casi 800 avales avales para ser proclamado candidato.

En un intento de superar el posible apoyo de Ferraz a un seguidor de Pedro Sánchez, el equipo de Hernández (afín a Susana Díaz) trata de vender a Ángel Víctor Torres como un candidato de Gran Canaria frente a la ex vicepresidenta, que es una candidata «de toda Canarias». Lo cierto es que ambos intentan incorporar a su plancha a líderes locales con influencia más allá de la estela que haya dejado el congreso federal. Es decir que, más que sanchistas y susanistas y del apoyo que puedan obtener de Ferraz, ahora el mejor lugar en la parrilla de salida lo conseguirá quien pueda sumar islas y dirigentes locales a su candidatura. Ambos se arrogan, además, la amistad y el respaldo del nuevo hombre fuerte de Pedro Sánchez en Canarias, el diputado Héctor Gómez.

Torres cuenta con la estructura y el peso que aportan algunas secretarías insulares y muchas agrupaciones, fruto de su trabajo en la política municipal y de su liderazgo al frente del PSOE en Gran Canaria. Su propuesta cuenta con el visto bueno del líder grancanario, Sebastián Franquis; además de la dirigente de Lanzarote, Dolores Corujo; de Fuerteventura, Blas Acosta; y de La Palma, Anselmo Pestana. A su lado está también el diputado tinerfeño, Gustavo Matos, otro de los candidatables hasta que se conformó este proyecto.

Para contrarrestar, la candidatura de Patricia Hernández tiene en Tenerife su gran bastión y cuenta además con el apoyo cerrado del equipo que formó en el Gobierno y sus sectores afines en todas las islas. Hernández partía como indudable favorita en esta pugna y con la ventaja de que sus adversarios no han tenido claro el nombre del candidato hasta hace apenas quince días. Tendrá que pelear el voto en Gran Canaria, donde la presencia de Juan Fernando López Aguilar puede dividir el voto de Torres, algo con lo que también juega en Tenerife.

La opción de López Aguilar -si consigue obtener los 795 avales- viene a desestabilizar este tablero y podría convertirse en el pedrosanchez de las islas, el candidato a priori más débil y sin estructura que consiguió la confianza de los militantes para volver a liderar el partido. Mantiene el enfrentamiento a CC como una prioridad de su discurso duro y bien armado que siempre le ha proporcionado buenos resultados. No faltan quienes ven en esta decisión de Aguilar como la última posibilidad que le queda al eurodiputado para volver a la primera línea política una vez acabe su periodo en Europa.