Cruz Roja envuelve a un menor en una manta tras la llegada de una neumática a Lanzarote. / EFE

La primera quincena de agosto confirma una tendencia ascendente de la inmigración

Sánchez ve números a la baja frente al último repunte, que previsiblemente superará el dato del mes de julio

Ingrid Ortiz Viera
INGRID ORTIZ VIERA Las Palmas de Gran Canaria

En la primera quincena de agosto han llegado 758 personas a bordo de pateras a las costas canarias, según el último balance del Ministerio de Interior. De estas, 715 fueron rescatadas en quince embarcaciones entre el pasado jueves y el lunes. Cuatro jornadas frenéticas sobre todo en Lanzarote y Fuerteventura, donde se asistieron a los recién llegados.

Previsiblemente, a final de mes se superará la cifra total de julio, donde llegaron alrededor de 800 personas. Incluso sin la llegada de ninguna otra patera, agosto ya registra el doble de las 375 personas filiadas de marzo o las 473 de junio y se encuentra por encima de las 753 de abril.

En total, ya son más de 10.300 personas las que han conseguido alcanzar las costas del archipiélago a bordo de 229 pateras en lo que va de año, casi un 26% más con respecto al mismo periodo del año pasado. La Ruta Canaria aglutina más de la mitad de las entradas irregulares al territorio español, un 60% de las 18.147 personas contabilizadas por Interior.

El recuento no refleja, sin embargo, el dato más trágico: cinco personas perdieron la vida esa semana en su intento por llegar a las islas. A ellas se suma el fallecimiento de un menor de seis años este martes tras ser atendido en el Hospital Materno-Infantil por una parada cardiorrespiratoria. En su misma patera viajaba otra niña de siete que desapareció en el mar.

También en las últimas horas, la portavoz de Caminando Fronteras, Helena Maleno, ha informado de que al menos dieciocho personas que se dirigían a las islas han muerto en la costa de Tarfaya, en el sur de Marruecos. Entre ellas había siete mujeres y un bebé que «vivieron ocho horas de agonía esperando un rescate». Las autoridades marroquíes, asegura, no se han pronunciado hasta ahora sobre lo sucedido.

Durante el primer semestre de este año, al menos 311 personas murieron o desaparecieron en el Atlántico intentando llegar en patera a Canarias, lo que arroja un promedio de casi dos al día, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Vídeo.

El repunte divide opiniones

Pese a estos datos, el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, que se encuentra de vacaciones en Lanzarote, ha asegurado que hay una tendencia decreciente en el número de llegadas en comparación con el año pasado. En una comparecencia ante los medios en la isla de La Palma, resaltó, además, el trabajo con los países de tránsito y el aumento de las partidas de cooperación, en particular con Marruecos. De hecho, Bruselas destinará 500 millones de euros al país alauita para controlar sus fronteras, un 50% más que el anterior marco de financiación.

Del lado contrario se ha pronunciado también este martes el vicepresidente del Gobierno autonómico y líder de Nueva Canarias, Román Rodríguez, que considera «una imprudencia» vincular el cambio de postura sobre el Sáhara con la contención del flujo migratorio.

Desconfía del socio marroquí por su tradicional «chantaje» a España con la apertura y cierre de sus fronteras y lamenta que el Estado y la Unión Europea «no tengan una política migratoria definida».