Las 6 claves de los resultados en Canarias

11/11/2019

1 El PSOE se afianza pero caen en apoyos. Los socialistas consiguieron su tercera victoria consecutiva en unas elecciones en Canarias, tras los triunfos que se anotaron en las generales de abril y las autonómicas y locales de mayo. Los resultados de este 10N consolidan al PSOE como primera fuerza política de las islas, con cinco diputados de 15, siete senadores de un total de once y el 28,88% de los votos, casi mismo apoyo que sus candidatos lograron en las autonómicas (28,56%) y un punto por encima de las generales de abril (27,83%). Sin embargo, los socialistas se han dejado por el camino casi 23.000 votos en Canarias respecto a abril, en una jornada en la que la abstención creció dos puntos, y han perdido uno de sus ocho senadores, el que representa a La Palma.

2 El PP ha tocado suelo. En abril, los populares canarios se anotaron uno de los peores resultados de su historia en unas generales en las islas, tras perder casi la mitad de su electorado y retroceder desde el 34,05% que cosecharon en 2016, cuando fueron primera fuerza, hasta el 15,53%, siendo desplazados por el PSOE y Podemos a la tercera posición. El domingo los populares recuperaron 5 puntos del terreno perdido para colocarse como segunda fuerza de Canarias con un 20,79% de los votos, suben un diputado (de tres a cuatro) y arrebatan al PSOE el senador por La Palma, precisamente la isla donde populares y socialistas gobiernan el cabildo en coalición, en un pacto que a punto estuvo de costar la expulsión del partido a sus responsables. La nueva presidenta del PP de Canarias, Australia Navarro, ha celebrado estos resultados como el inicio una remontada, quizás convencida de que en abril su partido tocó fondo.

3 Más País, menos Podemos. La noche electoral fue agridulce para Podemos en Canarias. Superaron la nueva cita electoral con un leve descenso respecto a abril, de 1,1 puntos, pero eso le costó el escaño de una de sus dos diputada por Las Palmas, donde retrocedió casi 17.000 votos. El descenso porcentual de Podemos coincide casi con el apoyo que consiguió reunir Más País-Equo en su estreno en las urnas (un 1,5 % de sufragios, sin diputados). Sin embargo, no solo por esa vía se fueron sus votos. La formación morada se dejó atrás 28.109 sufragios en Canarias respecto a abril. El partido de Íñigo Errejón debutó con 14.879, 6.543 en Santa Cruz de Tenerife y 8.336 en Las Palmas.

4 Ciudadanos se descalabra. Como en muchos otros lugares, Ciudadanos ha sido siempre en Canarias un partido muy identificado con su líder nacional, Albert Rivera. Sin referentes claros en las islas, sus resultados en el archipiélago han ido creciendo conforme se expandía el espacio electoral del partido en toda España. Esta vez, esa misma inercia le ha arrastrado hacia abajo en Canarias, pero con componentes propios: el partido está dirigido desde hace meses en las islas por una gestora y ha abierto profundas heridas internas al expedientar a varios de sus principales cargos públicos por favorecer gobiernos locales e insulares del PSOE en detrimento de Coalición Canaria. El domingo, Ciudadanos perdió dos tercios de su electorado en Canarias, al bajar del 14,67% al 5,37% y se han esfumado sus dos escaños. Entre ellos, el de una de las referentes nacionales del partido, Melisa Rodríguez, la candidata por Santa Cruz de Tenerife.

5 Y Vox se dispara. Hace solo tres años, en las generales de 2016, Vox solo logró convencer a 882 electores en Canarias para que votaran a sus candidatos, el 0,09 % del electorado. Era entonces la undécima fuerza política de las islas, por detrás de partidos como el Pacma, Recortes Cero o el Partido Comunista del Pueblo Canario. El domingo casi 117.500 canarios depositaron en las urnas de Canarias la papeleta de Vox. Es decir: su base electoral se ha multiplicado por 133 en solo tres años. Si en abril se quedaron a las puertas de obtener representación en el Congreso por las islas con un 6,56 % de los votos (el doble, por ejemplo, que Nueva Canarias), ahora han duplicado resultados y han aprovechado el desplome de Ciudadanos para quedarse con sus dos escaños. Y todo ello cambiando de candidato en Las Palmas en el penúltimo día de campaña.

6 El nacionalismo junto suma, pero solo en Las Palmas. En cuestión de unos días, la representación del nacionalismo canario en el Congreso quedará en manos de dos veteranos en esas lides: Ana Oramas, por CC, y Pedro Quevedo, por NC. El segundo celebraba el pasado domingo su regreso a la Cámara Baja tras verse apeado del escaño en los comicios de abril, a los que NC decidió acudir en solitario. La apuesta por aliarse con CC le ha costado a NC una crisis interna en Gran Canaria, su gran feudo, donde todo un referente como el presidente del Cabildo, Antonio Morales, anunció que con él no contaran para hacer campaña a favor «de ATI». Sin embargo, en Las Palmas la unión del nacionalismo ha sumado: si en abril NC y CC se quedaron cada uno con un 6% de los votos de la provincia y sin escaño, ahora logran casi un 10% y un asiento en el Congreso, que se repartirán Pedro Quevedo y María Fernández, en un acuerdo de time sharing de dos años y medio para NC y año y medio para CC. Sin embargo, la operación no ha funcionado igual en la provincia de Santa Cruz de Tenerife. Allí tenía CC su gran feudo y la presencia de NC era anecdótica. Seis meses después de haber sido borrada casi por completo del mapa de gobierno de las instituciones autonómicas, insulares y locales en Canarias, CC ha visto como su electorado en la provincia electoral retrocede tres puntos y medio (del 19,91% al 16,45%), sus dos diputados se quedan en uno y no consigue ni un solo senador por las islas.