La Laguna: un territorio clave en disputa

20/05/2019

La Laguna es un municipio clave en el escenario político canario que, tras una legislatura convulsa, afronta las próximas elecciones del 26 de mayo con unos candidatos a la alcaldía dispuestos al diálogo tras los comicios y a la elaboración de unos pactos sin interferencias políticas ajenas al mandato de sus vecinos.

En esto coinciden seis de los candidatos, todos hombres: el actual alcalde, José Alberto Díaz (CC), Luis Yeray Gutiérrez (PSOE), Rubens Ascanio (Unidas Podemos), Manuel Gómez (PP), Santiago Pérez (Avante) y Juan Antonio Molina (Cs).

José Alberto Díaz reprocha que la "única obsesión" de algunos partidos laguneros sea quitar a CC de en medio, por lo que asume que tras el 26 de abril habrá ciertas fuerzas políticas con las que no hablará porque llevan sin hacerlo "todo el mandato", y otras con las que sí negociaría un pacto de Gobierno si priorizan el "progreso".

Díaz también sentencia ante un posible "veto" postelectoral del resto de partido políticos a CC: "Decían que iba a ser el breve y he durado cuatro años. Pero no seré un obstáculo para Coalición ni para La Laguna. Nunca".

La mayoría de formaciones políticas denuncian los denominados "pactos en cascada", una estrategia política que implica, en este caso, que la formación del equipo de Gobierno en el Ayuntamiento lagunero esté supeditada a pactos negociados en administraciones como el Cabildo o el Gobierno canario.

Según PSOE, Cs, Avante y UP, fue esta clase de negociaciones las que provocaron el último pacto de gobierno tras las elecciones municipales de 2015 entre PSOE y CC.

CC obtuvo 16.670 votos en las últimas elecciones municipales de 2015 (7 escaños) y Unidos Se Puede, 12.889 (6 concejales), ambos por encima de los 12.592 del PSOE (5) y de los 10.569 del PP (4); más lejos quedaron Por Tenerife – Nueva Canarias, con 3 concejales gracias a 6.678 votos, y Ciudadanos, 2 con 4.993.

"La Laguna es sin duda la baza más importante de CC en Canarias, y por eso va a poner siempre el foco en mantener esta ciudad al precio que sea. Y ese es el precio que hemos pagado en estos cuatro años de desgobierno", subraya Juan Antonio Molina (Cs).

El candidato de Ciudadanos reconoce la necesidad de "grandes pactos" y de diálogo frente a un probable pleno fragmentado, pero avisa de que su formación marcará una línea roja "clara" con cualquier candidato imputado, una condición "incompatible con la regeneración administrativa que considera urgente.

Su programa coincide con el del Partido Popular en cuanto a una importante rebaja de impuestos que otorgue capacidad económica a los tejidos empresarial y comercial del municipio, ya que, entre otras razones, son estos sectores los que crean empleo, según Cs, y los que conforman el "motor" del bienestar social, según los populares.

Santiago Pérez, por su parte, insiste en que el "cambio" en La Laguna pasa por que CC salga del gobierno del consistorio y ante ellos, dice, su agrupación ha representado "sin flaquear" una "línea de resistencia" que garantiza que los votos a Avante sean "insobornables".

"Coalición representa el gobierno de las instituciones en manos de unos grupos de presión, como en la construcción o en la sanidad. El cambio significa la formación de un gobierno creíble que desarrolle un programa asumible por todos los laguneros, y no por quien controla La Laguna desde hace 30 años: la alternancia es el aire de la democracia", remata Santiago Pérez.

Rubens Ascanio (Unidas Podemos) y Luis Yeray Gutiérrez (PSOE) concuerdan en que puede ser posible un pacto de fuerzas progresistas para liderar el Ayuntamiento.

"Los pactos en cascada se han acabado en La Laguna", sentencia el candidato socialista, quien insiste en una "total independencia" del PSOE lagunero para negociar un equipo de gobierno.

Ascanio destaca que su partido planteó en 2015 ese mismo pacto "de progreso" para dirigir a La Laguna, y ahora sigue viendo "claro y lógico" un futuro entendimiento entre fuerzas de izquierdas, tesis apoyada por Luis Yeray.

El PSOE destaca en su programa los niveles de desempleo, el problema sanitario con listas de espera "de vergüenza" y la transparencia del Ejecutivo; Unidas Podemos remarca las políticas de viviendas, las medidas para garantizar el bienestar social y el fomento del desarrollo sostenible; y Avante destaca el "buen uso" del dinero de los ciudadanos y la lucha contra la pobreza.

El candidato del PP, Manuel Gómez, ha reconocido asimismo que dispone igualmente de independencia para hablar con todas las agrupaciones laguneras, porque no le une "nada" a los intereses del Cabildo tinerfeño o del Gobierno regional y porque tampoco cree en ese tipo de pactos: "al final, se terminan rompiendo", avisa.

De hecho, todos los candidatos coinciden en que la pasada legislatura fue convulsa, como indican los distintos intentos de plantear una moción de censura al alcalde y la disolución del equipo de gobierno después de que tres concejales socialistas fueran expulsados de la formación por diversas causas y dos, ya con Luis Yeray Gutiérrez como ganador de las primarias de su partido, renunciaran a sus áreas de gobierno.

Y todos recalcan, sin excepción, la importancia de La Laguna en el devenir político de las islas: "la joya de la corona", "el alma de Canarias" o "la ciudad más importante del archipiélago", dicen.

  • 1

    ¿Debe renunciar Pablo Iglesias a estar en el Gobierno que pretende pactar Pedro Sánchez?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados