La Laguna dice adiós a tres décadas de CC

15/06/2019

El socialista Luis Yeray Gutiérrez se hace con la Alcaldía gracias al apoyo de Unidas se Puede y Avante. Los dos concejales de Cs se votaron a si mismos y los del PP se abstuvieron, dejando a los nacionalistas de José Alberto Díaz solos con sus 9 votos.

La Laguna dijo adiós ayer a casi tres décadas -26 años- de gobiernos de Coalición Canaria (CC). En la ciudad de los Adelantados se espera una despedida ruidosa, con cientos de simpatizantes nacionalistas a las puertas del Ayuntamiento llegados en guaguas desde todos los puntos del municipio. Pero no, los que se concentraban en la plaza del Adelantado fueron otros: los que obligaron a salir a la ventana de la Casa de los Capitanes al flamante nuevo alcalde de La Laguna, el socialista Luis Yeray Gutiérrez, al grito de «¡lo logramos, lo logramos!» y «¡sí se puede, sí se puede!».

Minutos antes se vivía en el salón de plenos un ambiente casi idéntico al de la calle, con una CC dando sus últimos coletazos en forma de algún aplauso y un nuevo grupo de Gobierno eufórico, aplaudido y vitoreado por los suyos, representados en el pleno por los dos concejales de Avante La Laguna, la «barquilla» de Santiago Pérez, los cinco de Unidas se Puede y, como no, los siete ediles del Partido Socialista (PSOE). De manera discreta, los concejales del Partido Popular (PP) y Ciudadanos (Cs), también los apoyaron, los primeros absteniéndose en la votación que dio la alcaldía a Gutiérrez y los segundos votándose a sí mismo.

Quedaba claro, pues, que, amén de los aplausos, todas las fuerzas políticas con representación en el Consistorio estaban ayer mirando hacia un futuro nuevo, sin CC, algo que quedó luego meridianamente claro en los discursos de sus portavoces.

Luis Yeray Gutiérrez recibió el bastón de mando del Ayuntamiento lagunero de manos de su anterior alcalde, el nacionalista José Alberto Díaz, que se tuvo que lamer las heridas arropado solo por sus nueve concejales y lamentando tanto en su intervención como luego, ante los periodistas, que «en La Laguna se hizo un pacto de ‘vamos a quitar a CC’».

Rubens Ascanio, el líder de Unidas se Puede, apeló al «cambio colectivo» que manifestó «casi el 70%» de los votantes de La Laguna y que ayer asumía con «seriedad y responsabilidad», con emoción y hasta recordando a Salvador Allende. Pero si hubo alguien verdaderamente emocionado ese fue Santiago Pérez que reconoció que le hubiese gustado entregar el bastón de mando a Luis Yeray Gutiérrez porque ver 20 años después al socialista en la Alcaldía era como si por fin se conformara aquel gobierno de orientación progresista que él quiso formar en 1999, cuando ganó las elecciones con 13 concejales y no pudo porque CC y el PP se lo impidieron. «Es una satisfacción entregarte el testigo de un alarga tradición socialista y lagunera», le dijo Pérez a Gutiérrez olvidando su particular calvario en las filas del PSOE, que abandonó en 2011.