Jupol pide al Estado espacios de forma urgente para inmigrantes

21/05/2020

La ONG Oportunidades de Vida se hizo cargo ayer, a escasas horas de que se cumplieran las 72 horas, de los 14 inmigrantes que permanecían desde el domingo en los calabozos de Maspalomas

El sindicato Jupol ha pedido al delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, que habilite de manera «urgente» espacios adecuados para que los inmigrantes que lleguen en estos días a las islas puedan pasar la cuarentena de 15 días ordenada por el Ministerio de Sanidad la semana pasada.

Las condiciones generadas tras la pandemia, como la suspensión de las devoluciones de inmigrantes que entren por vía irregular o el traslado a otras comunidades autónomas, ha acabado por agotar todas las plazas disponibles en los centros de acogida de las diferentes organizaciones no gubernamentales, a lo que se añaden las dificultades para que estas personas que llegan a las costas canarias puedan pasar esta cuarentena exigida por el Estado.

Esta situación provocó que los 17 adultos que llegaron el domingo al sur de Gran Canaria fueran trasladados a los calabozos de la comisaría de la Policía Nacional en Maspalomas. En estas dependencias permanecieron hasta ayer, a punto de cumplirse las 72 horas que pueden permanecer encerrados, en espera de que una ONG se hiciera cargo de ellos. Finalmente lo hizo la Asociación Oportunidades de Vida que los trasladó a un centro del norte de Gran Canaria, según fuentes policiales. En cambio, permanecían en la Jefatura Superior de Policía los 17 inmigrantes que fueron rescatados el lunes.

El portavoz de Jupol en Canarias, Pablo Moscoso, insta a la Delegación del Gobierno -a través de un escrito- a «tomar cartas en el asunto con prontitud» y «establecer instrucciones ante la llegada de pateras y que así se garantice la seguridad de los agentes, ya que hasta ahora no tenemos claro que con que equipos de protección individual debemos contar para atender a estas personas y que ahora son trasladadas a dependencias policiales tras el cierre del CIE de Barranco Seco».

También desde el Sindicato Unificado de la Policía (SUP) hace hincapié en la necesidad de establecer protocolos claros que garanticen la seguridad de los agentes que deben trasladar a los inmigrantes y realizar los primeros trámites cuando llegan a las costas del archipiélago -identificación y decreto de expulsión-. Para el secretario general de esta organización en Canarias, José Luis Guedes, «en una comisaría es muy difícil mantener la distancia social», a lo que se une la escasez de material de protección personal. «Las dependencias policiales no están para esto», insiste.

En estas dos pateras que han llegado a las islas desde el pasado domingo viajaban también 43 menores de edad que han sido acogidos en instalaciones de la comunidad autónoma, administración que tiene su tutela.