El delegado del Gobierno, Anselmo Pestana. / EFE

La liberalización de regasificadoras en las islas es «por si fuera necesario»

El delegado del Gobierno señala que la decisión tendría que ser adoptada entre los Ejecutivos del Estado y de Canarias

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

La posibilidad de construir regasificadoras en Canarias «sin autorización administrativa» solo se llevará a cabo «si fuera necesario» y si la actual situación de guerra «se alargara», pero de momento «no hay nada concreto». Así explicó esta mañana el delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, la medida relativa a estas plantas en la comunidad autónoma, incluida en el decreto-ley aprobado esta semana por el Consejo de Ministros para hacer frente a las consecuencias económicas derivadas de la guerra de Ucrania.

Puntualizó en cualquier caso que la construcción de estas infraestructuras se tendría que adoptar de forma conjunta entre los Ejecutivos de España y de Canarias, que se ha manifestado en contra de las mismas.

El delegado indicó que esta alusión a las regasificadoras en las islas está en el marco de las competencias autonómicas y dependerá «de la evolución de la actual situación de dificultad».

En cualquier caso, descartó cualquier «intencionalidad» previa sobre este asunto porque «igual dentro de dos meses estamos en una suituación distinta». Insistió en que «ya se verá si es preciso o no» pero de momento «no hay una medida concreta de que se vaya a construir, pero no es imprevisible que pudiera hacer falta si esto se alarga».

El real decreto-ley recoge que no requerirán autorización administrativa las plantas de regasificación ubicadas en el archipiélago canario que tengan como uso principal alimentar a instalaciones de generación de energía eléctrica, pudiendo tener usos secundarios como la alimentación a puertos y a buques.